Verdad, Inspiración, Esperanza

Taiwán es invitado a la Cumbre de Democracia de EE. UU., mientras que China es excluida

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 25 de noviembre de 2021
La Estatua de la Libertad el 3 de noviembre en la ciudad de Nueva York. (Imagen: ANGELA WEISS / AFP a través de Getty Images)

Taiwán ha sido invitado formalmente a la “Cumbre por la Democracia” de Washington programada para el próximo mes. La isla es una de las 109 naciones que han sido invitadas al evento. Naciones como Egipto, Turquía, Rusia y la China comunista han sido excluidas de la conferencia.

La cumbre fue propuesta por el presidente Joe Biden en febrero cuando se comprometió a convertir a Estados Unidos en el líder contra las fuerzas autoritarias. El evento virtual, programado para realizarse durante dos días entre el 9 y el 10 de diciembre, tiene como objetivo evitar que la democracia se debilite y proteger las libertades y los derechos a nivel internacional.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, su país estará representado por su embajador de facto en Washington, Hsiao Bi-Khim, y la ministra digital Audrey Tang. 

“La invitación de nuestro país a participar en la ‘Cumbre por la Democracia’ es una afirmación de los esfuerzos de Taiwán para promover los valores de la democracia y los derechos humanos a lo largo de los años”, afirmó el ministerio.

Xavier Chang, portavoz de la oficina presidencial de Taiwán, agradeció a Biden por la invitación. Chang prometió que la isla sería una «fuerza para el bien» en la comunidad internacional. Asimismo agregó que Taipei “cooperará firmemente” con naciones de ideas afines para salvaguardar la democracia, los derechos humanos y la libertad, así como para proteger la estabilidad y la paz regionales.

Beijing reaccionó agresivamente a la invitación. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que se «opone firmemente» a la invitación de Taiwán, ya que la isla es una «parte inalienable del territorio chino». 

Beijing ve a Taiwán como una provincia descarriada que debe estar bajo su control incluso mediante el uso de la fuerza. El régimen comunista advirtió que Washington estaba cometiendo un «error» al enviar la invitación.

Zhu Fenglian, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán de China, insistió en que Estados Unidos se adhiera al principio de «Una China» y destacó que Beijing se opone a «cualquier interacción oficial» entre Taiwán y Estados Unidos. 

“Las acciones de Estados Unidos solo sirven para demostrar que la democracia es solo una tapadera y una herramienta para que avance en sus objetivos geopolíticos, oprima a otros países, divida el mundo y sirva a sus propios intereses”, dijo Fenglian a los periodistas.

En agosto, el medio de comunicación respaldado por el estado chino Global Times advirtió a Washington que no invitara a la cumbre a la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen. Habría una «escalada severa» si Tsai participa en la cumbre, advirtió el medio.

«Realmente no estoy segura de que el objetivo final de Beijing sea simplemente que no se permita a Tsai participar… Pero no será invitada, así que tal vez puedan decir a su público interno que Estados Unidos se echó atrás ante la presión china», declaró a The Guardian Bonnie Glaser, directora del Programa de Asia del German Marshall Fund of the United States.

En un artículo para The Epoch Times, Anders Corr, director de Corr Analytics Inc, afirma que la cumbre no ha invitado a algunas naciones autoritarias que han sido menos agresivas territorialmente y son buenos aliados de Estados Unidos. Coor advierte que la exclusión de esas naciones es un «desaire diplomático» que las hace vulnerables a la manipulación de Beijing.

«Debemos reconocer un continuo de autoritarismo, desde los mejores autoritarios que se ponen del lado de las democracias de mercado del mundo, y que deberían ser recompensados y alentados por hacerlo, hasta los peores, que se ponen del lado de Beijing. Cuanto peor sea el dictador, más se le debe excluir de todos los beneficios y privilegios de una pertenencia respetada al sistema internacional», afirma Corr.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!