Verdad, Inspiración, Esperanza

De héroes de primera línea a desempleados: el 70% de los canadienses quiere que se despida a los no vacunados

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 18 de noviembre de 2021
Una bombera se asoma desde su camión de bomberos y filma mientras saluda a los trabajadores del hospital en un desfile del hospital de Toronto, Ontario, Canadá, el 19 de abril de 2020. Los trabajadores esenciales ya no son héroes a los ojos del 70% de los canadienses encuestados en un reciente sondeo del Instituto Angus Reid, a menos que hayan aceptado la vacuna COVID-19. (Imagen: COLE BURSTON/AFP vía Getty Images)

Una nueva encuesta ha revelado lo que la mayoría de los canadienses piensa realmente sobre los trabajadores de primera línea y esenciales: si has aceptado la inyección contra la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), eres un héroe. Si te niegas, no vales nada y deberías perder tu trabajo con el que te ganas la vida.

Las conclusiones fueron publicadas el 15 de noviembre por el Instituto Angus Reid (ARI), a partir de una encuesta en línea en la que participaron 1.611 canadienses entre el 3 y el 7 de noviembre en el foro en línea del Instituto. 

La pregunta principal que se planteó fue: ¿está usted a favor o en contra de que se despida a los trabajadores de estos lugares si se niegan a vacunarse?

Los resultados, en los que se tomó una muestra de todos los encuestados, mostraron que el 71% pedía el despido de los «empleados de aerolíneas a bordo» no vacunados, mientras que el 69% votó a favor de eliminar de sus trabajos a los profesores de escuela, policías, paramédicos, bomberos y profesionales médicos no vacunados.

Una mayoría del 64% está de acuerdo con el despido de los empleados de los restaurantes que se oponen a la vacunación. Esta mayoría fue la más baja cuando se trató de despedir a trabajadores de la construcción, con sólo un 55 por ciento de acuerdo.

En cuanto a las «personas que trabajan en pequeños negocios privados en su comunidad (menos de 10 empleados)», la mayoría seguía pidiendo sangre, con un 53% votando a favor de terminar con el sustento de los resistentes a las vacunas.

Desglosado por provincias, Angus Reid descubrió que el porcentaje de encuestados a favor del despido era el más alto en Columbia Británica, Ontario y las provincias atlánticas.

Los resultados provinciales mostraron que el apoyo al despido de los comerciantes y el personal de las pequeñas empresas no vacunadas era en realidad minoritario, aunque apenas, en las provincias “de las praderas” y en Quebec. Sólo el 46% de los habitantes de Saskatchewan votaron a favor de despedir a los trabajadores de la construcción y sólo el 45% de los quebequenses votaron a favor de frenar al personal de las empresas privadas.

ARI reveló que de los 1.611 encuestados, 171 se identificaron como no vacunados. De los 171 encuestados no vacunados, entre el 10 y el 12 por ciento votaron a favor de despedir a los trabajadores esenciales no vacunados. Esa cifra se redujo al 7 por ciento en el caso de los trabajadores de la restauración y al 5 por ciento en el de los comerciantes y el personal de las pequeñas empresas.

No está claro si el Foro Angus Reid exige una prueba de vacunación para participar.

Según los datos del agregador Covidvax Live, Canadá ha distribuido dosis completas de vacunas COVID al 75,55 por ciento de su población elegible, impulsando entre 27.000 y 99.000 nuevas dosis cada día en el mes de noviembre.

«Las lealtades partidistas parecen ser otro buen indicador del apoyo al despido de los empleados no vacunados», dicen los resultados de la encuesta. «Los que votaron a los liberales en las elecciones federales de septiembre son los más partidarios, seguidos de cerca por los antiguos votantes del NDP y los del Bloc Québécois. Los partidarios del CPC están más divididos, según la profesión encuestada».

La vacunación parece contar con el apoyo mayoritario de los canadienses. En octubre, Angus Reid realizó un sondeo similar entre más de 5.000 adultos en el que se preguntaba si vacunarían a sus hijos de entre 5 y 11 años una vez aprobada la inyección pediátrica.

Sólo el 23% de los encuestados dijo que evitaría la inyección a la generación más joven.

A finales de octubre, un estudio publicado en The Lancet, financiado por el gobierno del Reino Unido y llevado a cabo por investigadores de este país, concluyó que efectivamente no había diferencias en la transmisión del COVID en función del estado de vacunación.

Sin embargo, los datos de la investigación revelaron discretamente que los contactos totalmente vacunados se infectaron por individuos totalmente vacunados en mayor proporción que los no vacunados.

Los canadienses vacunados se sienten seguros de no contraer el COVID. En una pregunta separada de la encuesta de esta semana, el 52% de los encuestados vacunados dijeron que no estaban «en absoluto preocupados» por «enfermar por el coronavirus».

En una pregunta de autoevaluación de la salud mental sobre «cómo afrontar la pandemia de COVID-19», más del 87% de los hombres y mujeres de 55 años o más calificaron sus sentimientos como «estupendos/buenos».

Esta estadística parece coincidir con la aceptación de la vacuna. Según el registro de vacunas del Gobierno de Canadá, entre el 85% y el 96% de los mayores de 50 años han aceptado la vacunación completa.

El sentimiento de sentirse seguro y protegido estaba correlacionado con el nivel de ingresos. El 80 por ciento de los que ganan entre 50.000 y 99.999 dólares al año calificaron su salud mental como «estupenda/buena», y el 77 por ciento de los que ganan más de 100.000 dólares informaron de lo mismo. En particular, el 38 por ciento de los que ganan 25.000 dólares o menos calificaron su salud mental como «no buena/terrible».

En cambio, en una encuesta en línea realizada el 16 de noviembre por el medio de comunicación independiente de tendencia conservadora Western Standard Online, de 1.248 encuestados, el 96,23 por ciento dijo que en realidad se oponía al despido de los no vacunados.