Verdad, Inspiración, Esperanza

El estado de Ohio demanda a Facebook por engañar al público y a los inversores

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 17 de noviembre de 2021
La demanda del Fiscal General de Ohio alega que la tergiversación de Facebook sobre los efectos perjudiciales para los jóvenes tuvo un efecto negativo en los inversores. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

El fiscal general de Ohio, Dave Yost, demandó a Facebook, ahora renombrada como Meta, por engañar a los inversores y al público. La demanda, presentada en nombre del Sistema de Jubilación de los Empleados Públicos de Ohio (OPERS) y de otros inversores, tiene su origen en la decisión de la red social de ocultar información sobre los efectos negativos de la exposición de los niños a Facebook y a plataformas afines como Instagram. 

La demanda colectiva se presenta en nombre de todas las personas y entidades que compraron acciones ordinarias de clase A de Facebook entre el 29 de abril y el 21 de octubre de este año.

En octubre, la ex empleada de Facebook, Frances Haugen, entregó una serie de documentos internos de Facebook al Congreso y a la Comisión del Mercado de Valores (SEC). Estos documentos revelaron que el equipo de investigación de la empresa encontró pruebas del impacto negativo en la salud mental entre los adolescentes que utilizan Instagram, una aplicación propiedad de Meta y operada por ésta. 

Entre las adolescentes, el uso de Instagram empeoraba los problemas de imagen corporal. Muchas usuarias admitieron sentirse avergonzadas por sus cuerpos y se volvieron más inseguras y deprimidas.

A lo largo del período de la demanda colectiva, la empresa aseguró en repetidas ocasiones a los inversores que «sus políticas de contenido son las más sólidas del mundo» y pregonó  sobre las medidas enérgicas que adopta para garantizar la seguridad de sus usuarios, impidiendo que la información errónea y el contenido perjudicial se difundan a través de sus plataformas.

«Facebook también declaró que estaba comprometida con la seguridad de las personas y aseguró a los inversores que aplica sus políticas de contenido de manera uniforme a todos los usuarios. Estas y otras declaraciones similares realizadas a lo largo del periodo de la demanda colectiva eran falsas», afirma la demanda.

Facebook «tergiversó» ante los inversores que no perjudica a los niños. La demanda también alega que Facebook también sabía que sus métricas de usuarios eran «poco fiables y estaban infladas artificialmente», y que los perfiles falsos constituían una gran parte de los usuarios de la plataforma. Las declaraciones tergiversadas hicieron que las acciones ordinarias de Facebook se negociaran a «precios artificialmente inflados» durante el período de la demanda colectiva.

LEE MÁS: La disputa por la marca ‘Meta’ podría costarle a Zuckerberg 20 millones de dólares

Entre el 13 de septiembre y el 21 de octubre, cuando The Wall Street Journal publicó artículos en los que se exponían los documentos internos de Facebook que mostraban los efectos nocivos para los jóvenes, las acciones de la empresa bajaron 54,08 dólares por acción o aproximadamente el 14% de su valor. En términos de la capitalización total del mercado de Facebook, la caída representó una pérdida de 150.000 millones de dólares.

OPERS compró 47,6 millones de dólares en acciones de Facebook en julio. Tras la exposición del WSJ, el fondo de pensiones tuvo que vender acciones por valor de 4,3 millones de dólares con pérdidas. La demanda pretende recuperar el valor perdido por los accionistas y quiere que Facebook cambie sus prácticas para garantizar que la empresa no vuelva a mentir sobre sus prácticas internas.

«Facebook dijo que estaba cuidando de nuestros hijos y eliminando a los trolls en línea, pero en realidad estaba creando miseria y división para obtener beneficios… No somos personas para Mark Zuckerberg, somos el producto y estamos siendo utilizados unos contra otros por codicia», dijo Yost en un comunicado.

La oficina de Yost señaló que Facebook ha admitido en uno de sus documentos internos que «no estamos haciendo realmente lo que decimos que hacemos públicamente». Un portavoz de Facebook calificó de «sin fundamento» a la demanda y ha afirmado que la compañía se defenderá «enérgicamente». La demanda fue presentada en un tribunal federal de California.

Ya en mayo, Yost fue uno de los 44 fiscales generales que enviaron una carta conjunta al director general de Facebook, Mark Zuckerberg, en la que pedían que la empresa cesara sus planes de desarrollar una versión de Instagram para niños menores de 13 años. 

La carta advertía que una plataforma de Instagram dirigida a niños pequeños era «perjudicial por múltiples razones». Los fiscales generales plantearon la preocupación de que los niños en una plataforma de este tipo podrían ser sometidos a un mayor acoso cibernético y convertirse en objetivos de abusadores.