Verdad, Inspiración, Esperanza

Surgen varios casos de Covid positivo en jugadores completamente vacunados en el fútbol universitario y profesional

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 11 de noviembre de 2021
Un miembro de los California Golden Bears sale del túnel para su juego contra los Stanford Cardinals en el Stanford Stadium el 23 de noviembre de 2019 en Palo Alto, California. Mientras que un jugador totalmente vacunado de los Minnesota Vikings ha sido hospitalizado por de COVID-19, Cal se vio obligado a cancelar un partido del 13 de noviembre contra los USC Trojans después de que las pruebas de PCR positivas descartaran a tantos jugadores que el equipo no pudo presentar una lista completa. (Imagen: Ezra Shaw/Getty Images)

Un jugador totalmente vacunado de los Minnesota Vikings de la NFL fue hospitalizado luego de contagiarse de COVID-19, según informes del equipo.

Mientras tanto, un club universitario de California que se enorgullecía de tener una tasa de vacunación completa del 99%, tuvo que suspender actividades deportivas desde el 13 de noviembre hasta el 4 de diciembre después de varias pruebas PCR positivas en el equipo. 

El entrenador de los Vikings, Mike Zimmer, dijo a los periodistas el 10 de noviembre que «uno de nuestros jugadores vacunados tuvo que ir a urgencias anoche por culpa del COVID. Es algo serio». 

Aunque Zimmer no nombró al jugador en cuestión, en Twitter, el reportero de ESPN Vikings, Courtney Cronin, nombró al jugador como Dakota Dozier, de 30 años, citando una fuente anónima.

Cronin dijo que Dozier fue al hospital la noche anterior «porque tenía problemas para respirar».

Sports Illustrated señaló que Dozier fue colocado desde el 5 de noviembre en la lista de reserva COVID-19 del equipo. El medio señaló discretamente que otros cuatro jugadores habían sido colocados en la reserva de COVID del 4 al 8 de noviembre, incluyendo a Garrett Bradbury, Ryan Connelly y Timon Parris, quienes están registrados como vacunados.

El único jugador no vacunado añadido a la lista fue Harrison Smith.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Los refuerzos pseudo-obligatorios llegan a la NBA

Varios deportistas profesionales europeos sufren repentinamente importantes lesiones cardíacas

Cuando los periodistas preguntaron a Zimmer si las causas de las hospitalizaciones de sus jugadores eran por reacciones adversas a las vacunas, o a COVID; el entrenador dio una respuesta sesgada: “Fue COVID. No soy médico, aparentemente fue una neumonía por COVID o algo como eso…Tenía dificultades para respirar”.

Según los resultados de las pruebas y los índices de vacunación de la NFL del 9 de noviembre para el período del 17 al 30 de octubre publicados en el sitio web de la liga, se realizaron 19.093 pruebas de PCR a 2.442 jugadores y 4.090 miembros del personal, de los cuales 11 jugadores y 24 miembros del personal dieron positivo. 

«Las personas no vacunadas deben hacerse la prueba diariamente. Las personas vacunadas se someten a la prueba una vez a la semana y pueden ofrecerse como voluntarios para realizar pruebas adicionales. Cualquier persona identificada como contacto de alto riesgo debido a la exposición se someterá a pruebas diarias, según corresponda», señala el artículo.

Se informó que 29 Vikings, incluido Zimmer, se consideran contactos estrechos del jugador afectado.

Los que dan positivo son aislados inmediatamente. Mientras que los no vacunados son aislados durante 10 días, los vacunados no son aislados y pueden estar libremente si son asintomáticos. El requisito es tener un resultado negativo consecutivo en dos pruebas de PCR con 24 horas de diferencia.

La Liga afirma que el 94,4% de sus jugadores y «casi el 100%» del personal han cumplido con el mandato de la vacunación.

Cousins en contacto

El mariscal de campo de los Vikings, Kirk Cousins, no ha dicho claramente si ha aceptado la vacunación o no, según un segundo artículo de Sports Ilustrated publicado el 10 de noviembre, pero dijo a los periodistas que ha estado en contacto con Dozier.

En agosto, el Hospital Holland, con sede en Michigan, canceló un patrocinio con Cousins que se había mantenido desde el 2017 luego de que el mariscal de campo declarara que estaba «en paz» con su decisión de no vacunarse.

El reportero de ESPN, Kevin Seifert, informó de las declaraciones en un hilo de Twitter, después de que Cousins fuera colocado en la lista de reserva COVID-19 debido al contacto cercano con el mariscal de campo novato Kellen Mond, que dio positivo. Según Seifert, Cousins dijo que “el problema de su exposición a Kellen Mond fue que la sala de mariscales era demasiado pequeña” y que “posiblemente se coloquen paneles de plexiglás en la sala”.

Seifert informó que cuando se le preguntó a Cousins por qué no se vacunaba, “dijo que la decisión es personal y privada”.

El reportero continuó informando en su Twitter sobre el jugador no vacunado con un video de tres segundos.

En una declaración sobre los motivos por los que se canceló a Cousins, el Hospital Holland dijo que se trataba de mantener la narrativa del establishment de que las vacunas son “seguras y eficaces”, y la esperanza de la humanidad de derrotar al COVID-19.  

Holland declaró que están “comprometidos a proporcionar información y orientación sanitaria precisa y oportuna basada en las directrices de los CDC y los médicos expertos”, y que “debemos estar seguros de que nuestros comunicados sobre la vacunación contra el COVID son coherentes e inequívocas”.

“Aunque reconocemos que cada persona tiene derecho a sus propios puntos de vista, quienes nos representan deben apoyar los mensajes que se alinean con la posición del hospital en asuntos de vital importancia para la salud individual y comunitaria”.                                    

Polémica universitaria

La PAC-12 aceptó la petición de los Golden Bears de California de aplazar el partido del 13 de noviembre contra los Troyanos de la USC hasta el 4 de diciembre, después de que los Bears no pudieran presentar una lista completa debido a una «serie de nuevos casos positivos», según el LA Times.

Según el artículo, las normas de la PAC-12 establecen que si un equipo no puede presentar una lista completa, el partido se registra como una pérdida y una confiscación.

«Queremos jugar el partido, y una derrota no es la forma de hacerlo y no es la forma de clasificarse para un partido de fútbol. Lo nuestro es seguir luchando y compitiendo», dijo el entrenador interino de la USC, Donte Williams, al Times.

Sin embargo, en una declaración publicada en Twitter por el mariscal de campo de Cal, Chase Garbers, la controversia gira en torno a si el equipo debería haber sido sometido a un régimen de pruebas y a la forma en que los funcionarios de la ciudad y de la universidad manejaron los requisitos: “los funcionarios de la ciudad y de la universidad hablaron con nosotros hoy, [y] realmente no tuvieron respuestas para nosotros. Se limitaron a dar rodeos y a desviar nuestras preguntas”, dijo. 

“Sin embargo, salimos con que las pruebas de la semana pasada no fueron obligadas por nadie, sino que fueron altamente recomendadas, lo que significa que nunca deberían haberse realizado. Pero la universidad nos dijo que era obligatorio y que no podíamos participar si no nos hacíamos la prueba”.

Garbers continuó: «Seguirán haciéndonos pruebas esta semana. Estas pruebas tampoco son obligatorias, sino que se recomiendan, por lo que deberíamos tener la opción de hacerlas o no. Pero aún así nos obligan a hacer la prueba con la amenaza de cancelar la competición si no la hacemos». 

«No se nos obligó a nada, pero se nos impuso como tal con la amenaza de mantener a los jugadores y al personal fuera de la competición hasta que nos hiciéramos la prueba, y lo mismo ocurre con esta semana. Hemos trabajado demasiado para que alguien nos quite todo esto, está mal. Nos merecemos respuestas y una comunicación transparente».

El corresponsal de fútbol de Action Network, Brett McMurphy, respondió señalando que Garbers «estaba entre los 24 jugadores y 5 entrenadores que no pudieron participar la semana pasada en Arizona debido a los protocolos COVID de Berkeley».

El reportero del Sacramento Bee, Joe Davidson, señaló que Garbers «y una serie de otros jugadores y entrenadores de los Bears fueron alcanzados por COVID en Arizona, una derrota que detuvo la racha de 20 partidos perdidos de Arizona».

El presentador de CBS Sports y Sirius XM Radio, Danny Kannel, reveló que «lo que está ocurriendo en el fútbol de Cal necesita ser cubierto a nivel nacional». A pesar de estar vacunados en un 99% como equipo, tuvieron 24 jugadores y 12 entrenadores que se quedaron fuera de su último partido debido a los protocolos de Covid. Podría costarles otro partido. Los protocolos son los más estrictos del país».

El liniero defensivo de Cal, Luc Bequette, declaró que el equipo fue amenazado con ser arrestado a menos que cumplieran, «la UHS nos dijo que podíamos ser arrestados por negarnos a hacer la prueba como individuos vacunados sin síntomas». 

Bequette bromeó: «Si entiendo bien, puedo ir a San Francisco, robar un montón de artículos en un Walgreens y no ser arrestado. Sin embargo, si me niego a una prueba en Berkeley, sí puedo ser arrestado”.

El portavoz de la Sanidad Pública de Berkeley, Matthai Chakko, culpó al equipo en unos comentarios concedidos al San Francisco Chronicle, al tiempo que respondía al recelo del equipo por el hecho de que las 44 pruebas de PCR positivas «hayan surgido en un entorno de continuo incumplimiento de las medidas de salud pública.»

Asimismo se citó a Chakko afirmando que «la gente del programa no se hizo las pruebas cuando estaba enferma, ni se quedó en casa cuando estaba enferma ni usó mascarillas en el interior».

El director atlético de Cal, Jim Knowlton, tomó las riendas de sus jugadores cuando dijo: «Aplaudo a nuestros estudiantes-atletas por ser expresivos y querer saber lo que está pasando», pero utilizó la oportunidad como plataforma para reforzar la histeria de las vacunas cuando dijo que los únicos dos miembros no vacunados de la lista de 117 empleados y personal del equipo «tienen COVID».