Verdad, Inspiración, Esperanza

Los tribunales conceden un recurso para bloquear el mandato de vacunación de la ciudad de Chicago

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 9 de noviembre de 2021
CHICAGO, ILLINOIS - OCT. 26 de octubre: los agentes de policía de Chicago y sus partidarios protestan contra la política de vacunación del departamento fuera de la sede de la policía el 26 de octubre de 2021 en Chicago, Illinois. La ciudad ha comenzado a colocar a los oficiales de policía en licencia sin goce de sueldo por negarse a cumplir con los requisitos de la ciudad de informar su estado de vacunación COVID-19. Hasta la semana pasada, solo alrededor del 65 por ciento de la policía de la ciudad había cumplido con la orden. (Imagen: Scott Olson / Getty Images)

La Orden Fraternal de la Policía de Chicago (FOP) ha logrado una victoria parcial con la aprobación de una orden de restricción temporal para bloquear el mandato de vacunación de la ciudad para sus empleados.

La FOP ha estado inmersa en una batalla legal con el Ayuntamiento de Chicago y la alcaldesa Lori Lightfoot sobre el mandato, que impediría a los miembros del sindicato cobrar hasta que se vacunen.

Desafío judicial

El mandato de vacunación en Chicago dicta que todos los empleados deben estar completamente vacunados antes del 31 de diciembre, y a los que no estén vacunados se les dará la opción de realizar las pruebas periódicas de COVID-19.

Aquellos que no cumplieron con el mandato y confirmaron su estado de vacunación antes de la fecha límite del 15 de octubre fueron colocados en un estado de «no pago».

El 1 de noviembre, ABC7 informó que 35 agentes de Chicago han sido puestos en situación de no pago. Alrededor del 73% del departamento de policía ha aceptado el mandato y el 80% de ellos se ha vacunado.

Ese mismo día, el juez del condado de Cook, Raymond Mitchell, dictaminó que la ciudad puede mantener su política de vacunación. Sin embargo, no debe hacer cumplir el plazo para que los agentes de policía, afiliados a un sindicato, se vacunen sin mediar con los sindicatos policiales. Se les permite objetar el mandato en presencia de un árbitro antes de la fecha límite.

Según Mitchell, se declaró insuficiente el argumento de que la FOP ya tenía un proceso para abordar el asunto a través de una queja sindical.

«‘Obedecer ahora, reclamar después’ no es posible», escribió. «Si todos los miembros del sindicato cumplieran… no tendrían ninguna queja que presentar y no habría ningún remedio que un árbitro pudiera conceder. Un laudo de pago retroactivo o de reincorporación no puede deshacer una vacuna. Nada puede».

La FOP solicitó inicialmente una orden de restricción para poner en marcha el arbitraje sobre la política de vacunación y detener la puesta en marcha del mandato hasta que finalicen los procedimientos, en los que se alega que los funcionarios de Chicago dependen de «una corriente de histrionismo sobre los peligros de la COVID-19 para respaldar su afirmación» de que esa «aplicación unilateral» de su política tendría más peso que los cuatro acuerdos de negociación con los sindicatos policiales de la ciudad.

En un vídeo de YouTube, el presidente de la FOP, John Catanzara, calificó la decisión del juez Mitchell de «pequeña victoria».

«A estas alturas no es el momento de pinchar el balón ni de bailar en la zona de anotación», dijo. «Pero afortunadamente, el juez Mitchell escuchó nuestro argumento que hemos estado diciendo todo el tiempo: Esta lucha era sobre los derechos de negociación colectiva».

Catanzara ha subido a Internet múltiples vídeos en los que alecciona a sus miembros para que desobedezcan la orden. Esto ha provocado la preocupación de que el cuerpo de policía se vea gravemente debilitado debido al «incumplimiento masivo». Al líder sindical se le prohibió promover la rebeldía, y la semana anterior fue puesto en licencia administrativa

Palabras de la alcaldesa

El mandato de Lightfoot ha enfrentado críticas durante las dos semanas desde que se implementó. Sin embargo, solo unas pocas docenas de empleados fueron colocados en situación de no pago, a pesar de la oposición de miles de trabajadores.

El mandato sobrevivió a otro desafío judicial la semana anterior al fallo del juez Mitchell, donde el Concejo Municipal votó para rechazar una propuesta para revocar el mandato.

“Las personas que no están vacunadas están jugando a la ruleta rusa con sus vidas”, dijo.

Otra solicitud de emergencia para detener el mandato de un grupo de alrededor de 130 bomberos fue rechazada por un juez federal.

La alcaldesa también dijo que está al tanto del fallo, pero afirma que el mandato se reanudará según lo previsto. Sostuvo que los mandatos han sido aprobados en todo el país. En el Séptimo Circuito de la corte de los Estados Unidos, una corte federal permitió que la Universidad de Indiana hiciera cumplir su mandato de vacunación para los estudiantes.

Con respecto a Catanzara, Lightfoot dijo que el FOP es «0-8», y prometió que su administración se ha estado «moviendo con una velocidad deliberada, con énfasis en lo deliberado».

Policía en la mira

A pesar de la pequeña victoria, esto no detiene definitivamente el mandato, y la policía aún corre el peligro de ser despojada de sus poderes policiales sin que se les pague si no envían su estado de vacunación al portal de la ciudad.

“No voy a comentar sobre victorias o derrotas en cuanto al fallo del juez sobre este serio tema del mandato de vacunas”, dijo el Superintendente de Policía de Chicago. Dijo David Brown. «Pero lo que voy a decir es que procederemos con nuestros protocolos para que nuestros oficiales ingresen al portal y para asegurarnos de que, si no están vacunados, definamos que la vacunación salva vidas».

El analista de ABC7, Gil Soffer, dijo que «había fuertes intereses en competencia del lado de la policía», así como intereses en tener un sindicato para «hacer cumplir un convenio colectivo y disputas arbitrarias del lado de la ciudad».

La semana antes de que se aprobara la orden de restricción, los agentes de policía organizaron dos manifestaciones contra el mandato, seguidas de demandas presentadas por un grupo de trabajadores de la ciudad contra Lightfoot y el gobernador de Illinois, JB Pritzker.

La orden de restricción solo se aplica a los miembros del sindicato, lo que significa que otros trabajadores de la ciudad no están protegidos y tendrán que cumplir con el mandato de la vacuna.

En una situación similar, en septiembre, miles de empleados de United Airlines corrían el riesgo de ser puestos en licencia sin goce de sueldo debido al mandato de vacunas de la propia empresa.

En otros estados de los EE. UU., varios sindicatos de policías se han opuesto a otros requisitos para que los miembros estén vacunados, lo que genera temores de que el mandato pueda dar lugar a renuncias masivas. 

El alguacil Alex Villanueva, del condado de Los Ángeles en California, incluso advirtió que el mandato del estado podría provocar un posible éxodo dentro del departamento.

«La elección de recibir la vacuna es personal, y un individuo que sirvió a la comunidad incansablemente antes de que existiera una vacuna no debería ser despedido ahora porque tomó una decisión sobre su propio cuerpo», dijo en un comunicado que advierte sobre lo que percibió como una «amenaza inminente para la seguridad pública». 

Varios estados republicanos también han presentado demandas contra la administración del presidente Joe Biden con respecto a un nuevo mandato de vacunas para los trabajadores de empresas con más de 100 empleados. El fiscal general de Missouri, Eric Schmitt, calificó el mandato de «inconstitucional, ilegal e imprudente».