Verdad, Inspiración, Esperanza

La mayoría de los estadounidenses son escépticos sobre la evolución de la economía, revela nueva encuesta

Fanático del anime, vería películas todo el día si fuera posible, de cualquier género. La inversión más preciada para su casa sería una sala de teatro. Si Prakash no está escribiendo, entonces seguro estaría allí.
Published: 9 de noviembre de 2021
Una encuesta reciente reveló que un número creciente de estadounidenses está perdiendo la fe en el futuro económico del país. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Una encuesta reciente ha revelado que dos tercios de la población estadounidense creen que la economía está en una situación desesperada y casi la mitad de los encuestados ven que las cosas empeorarán en 2022.

Según un sondeo de AP-NORC publicado el 1 de noviembre, el porcentaje de personas que consideran que la economía es mala se disparó del 54 al 65 por ciento en solo un mes. Desde el punto de vista político, solo el 55 por ciento de los demócratas creía que la economía iba bien, lo que supone un descenso respecto al 63 por ciento del mes pasado. Entre los republicanos, sólo el 15 por ciento pensaba que la economía iba bien, lo que supone un descenso respecto al 30 por ciento.

El 47 por ciento de los estadounidenses cree que la economía empeorará el próximo año, mientras que solo el 37 por ciento ve una mejora en 2022. Entre los demócratas, el 51 por ciento esperaba cosas buenas para la economía el año que viene, mientras que sólo el 10 por ciento de los republicanos tenía esta opinión.

A pesar de tener una perspectiva sombría sobre la economía nacional, la mayoría de los estadounidenses opinaron que sus finanzas personales se han mantenido más o menos estables en el transcurso de la pandemia. En el relevamiento, el 65% de los encuestados declaró que su situación financiera familiar era buena.

Sin embargo, sus expectativas para el futuro son más sombrías, ya que el 24 por ciento de los estadounidenses creía que su situación financiera probablemente empeoraría durante el próximo año, frente al 13 por ciento de febrero. Solo el 33 por ciento creía en una situación futura en la que sus finanzas mejorarían. Esta cifra es inferior al 40 por ciento de febrero.

El 49 por ciento de los estadounidenses confía en poder pagar una factura incidental o inesperada de mil dólares, mientras que el 32 por ciento respondió que sería un reto para ellos. La encuesta también reveló que solo el 33 por ciento de los estadounidenses consideraba que sería capaz de gestionar un gasto médico inesperado, mientras que el 39 por ciento declaró que era muy dudoso que pudiera soportarlo.

En el lado positivo, se produjo un aumento de los niveles de confianza entre los estadounidenses en lo que respecta a la búsqueda de nuevas oportunidades que se ajusten a su perfil. El 36 por ciento cree que encontrará un trabajo, lo que supone un aumento con respecto al 25 por ciento del pasado mes de febrero, cuando empezó a extenderse el brote de la pandemia.

El creciente pesimismo sobre la economía estadounidense coincide con el descenso de la popularidad del presidente Joe Biden. El presidente demócrata disfrutó de una ola de popularidad durante el periodo inicial de su mandato, cuando se disparó la campaña de vacunación contra el COVID-19 en todo el país. Sin embargo, sus índices de aprobación están ahora en constante descenso.

Según una encuesta realizada entre el 14 y el 17 de octubre por CNBC All-America Economic Survey, la presidencia de Biden solo era apreciada por el 41% de los encuestados. El 52 por ciento desaprobó la actuación de Biden como presidente. El principal factor que contribuyó a este pronunciado descenso de los índices de aprobación fue la forma en que el presidente Biden gestionó la economía.