Verdad, Inspiración, Esperanza

COVID-19: Austria impondrá leyes discriminatorias contra ciudadanos no vacunados

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 9 de noviembre de 2021
Los austriacos que no hayan sido vacunados contra COVID-19 serán excluidos de gran parte de la vida pública. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

El gobierno austriaco prohibirá a los ciudadanos que no hayan recibido la vacuna COVID-19 ingresar a hoteles, restaurantes, peluquerías y asistir a eventos públicos con 25 o más personas. 

Las nuevas reglas entraron en vigencia el 8 de noviembre. Durante las primeras cuatro semanas después de la implementación de las nuevas reglas, cualquier persona que haya recibido al menos una sola inyección de la vacuna COVID-19 o muestre resultados de una prueba de PCR podrá ingresar hoteles y otros lugares, así como poder asistir a eventos. Después de cuatro semanas, solo aquellos que estén completamente vacunados con dos dosis de una vacuna aprobada o se hayan recuperado de COVID-19 tendrán estas libertades.

Justificando las leyes discriminatorias, el canciller Alexander Schallenberg afirmó que es «nuestra responsabilidad» proteger a las personas en el país. «Tendremos que apretar las riendas de los no vacunados… La ocupación de camas de cuidados intensivos está aumentando significativamente más rápido de lo que esperábamos», dijo Schallenberg. Asimismo pidió a las personas no vacunadas que se vacunen, calificándolo de «responsabilidad moral».

La situación del COVID-19 en el país se ha ido agravando en las últimas semanas. El número de nuevas infecciones diarias por millón de personas aumentó de 202,32 el 1 de octubre a 835,78 el 7 de noviembre, un aumento de más del 400 por ciento en poco más de un mes. Las nuevas muertes confirmadas diarias por millón se han más que duplicado de 0,96 a 2,29 durante este período. Este aumento en las infecciones ha tenido lugar a pesar de que el 60 por ciento de la población austriaca ha sido completamente vacunada desde el 1 de octubre. Austria también ha anunciado vacunas de refuerzo para todos los adultos.

Schallenberg indicó que se podrían imponer más restricciones a las personas no vacunadas si la pandemia empeorara. El mes pasado, el Canciller declaró que el gobierno implementará restricciones de bloqueo a las personas no vacunadas si se llena un tercio de la capacidad de la UCI. Las reglas más estrictas también se aplican a los turistas no vacunados.

Las autoridades han intensificado los controles policiales para garantizar que las personas cumplan con las nuevas reglas. Según el ministro del Interior, Karl Nehammer, se agregarán 800 policías más a la fuerza existente de 4.000 que están patrullando para verificar el cumplimiento. Una empresa que haya infringido las reglas puede recibir una multa de hasta 30.000 euros (34.700 dólares estadounidenses), mientras que los clientes pueden recibir una multa de hasta 500 euros (578 dólares estadounidenses).

«Para aquellos que cumplen con todas las medidas, es más que injusto si hay personas que piensan que pueden simplemente eludir o incluso engañar a las autoridades de salud, el ministerio de salud y las pautas de los expertos», dijo Nehammer a AP News.

Muchos austriacos están descontentos con las reglas restrictivas. «Honestamente, estoy cabreado… a los 80 años, después de todo, ¿qué podría pasarme?» dijo a Euro News un hombre no vacunado que fue detenido por la policía por no poseer un pase válido.

Mientras tanto, la ciudad capital de Viena comenzará a vacunar a niños desde los cinco años, aunque la Unión Europea no ha aprobado vacunas para ciudadanos menores de 12 años. A partir del 12 de noviembre, los niños recibirán la vacuna COVID-19 de Pfizer. A través de 34 centros de vacunación, se pueden inocular hasta 200 niños por día. «La demanda de vacunas de Covid para niños es alta», dijo al NYT Peter Hacker, un funcionario de salud pública de Viena.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. han colocado a Austria en una categoría de nivel 4, lo que indica que hay un nivel «muy alto» de COVID-19 en el país. «Debido a la situación actual en Austria, incluso los viajeros completamente vacunados pueden correr el riesgo de contraer y propagar variantes de COVID-19», advirtió la agencia.