Verdad, Inspiración, Esperanza

Nueva criptomoneda realiza escaneo biométrico del iris y se inspira en la ‘renta básica universal’

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 1 de noviembre de 2021
Un operador de Worldcoin Orb realiza escaneos de iris y recopila valores hash de datos biométricos de los habitantes de Malasia a cambio de los tokens ERC20 del proyecto. Los fundadores Sam Altman y Alex Blania dicen que el proyecto, respaldado por 25 millones de dólares en fondos de Silicon Valley, tiene sus raíces en la noción de renta básica universal. (Imagen: Kit de prensa de Worldcoin)

Una nueva criptomoneda lleva a la cadena de suministro (blockchain) el escaneo biométrico del iris basado en hardware, inspirado en el concepto de renta básica universal, gracias a la inversión de Silicon Valley.

El proyecto, llamado Worldcoin, fue cofundado por Alex Blania, un hombre cuyo perfil de LinkedIn muestra una modesta experiencia laboral de 6 meses como investigador de Caltech y estudiante de maestría en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Luz, y el ex presidente de Y-Combinator, Sam Altman.

En el sitio web de la empresa figuran inversores de la talla de Coinbase y Digital Currency Group, y los medios de comunicación afirman que el fundador de LinkedIn, Reid Hoffman, se encuentra entre los inversores individuales. En conjunto, Worldcoin ha generado 25 millones de dólares de capital y se valora en unos nada modestos 1.000 millones de dólares.

Worldcoin anuncia que sus objetivos se basan en los conceptos de equidad establecidos: «Imagine un mundo en el que todos los habitantes del planeta, independientemente de quiénes sean, puedan participar en el creciente espacio de las economías digitales y beneficiarse de la propiedad colectiva descentralizada. ¿Qué haría falta para conseguirlo?»

«Hasta ahora, las criptomonedas como tecnología solo han alcanzado alrededor del 3% de la población mundial», afirma la sección Acerca de del sitio web. «Si bien ha habido avances tecnológicos asombrosos, todavía no ha habido un esfuerzo concertado y exitoso para lograr una adopción global generalizada».

En comentarios concedidos a TechCrunch el 21 de octubre, Blania dijo que la distribución socializada y centralizada de los ingresos fue una consideración en la creación del proyecto, «[Worldcoin] comenzó con la discusión de que la renta básica universal será eventualmente algo muy importante para el mundo, y en general, el acceso a la economía de Internet será mucho más importante de lo que es obvio en este momento».

En una entrevista de junio con Bloomberg, Altman se hizo eco de un sentimiento similar: «Me han interesado mucho cosas como la renta básica universal y lo que sucederá con la redistribución de la riqueza global y cómo podemos hacerlo mejor».

«¿Hay alguna forma en que podamos usar la tecnología para hacer eso a escala global?» preguntó.

La compañía dice que «tiene como objetivo superar [el] problema de coordinación» de la adopción minoritaria de las criptomonedas a través de «alinear los incentivos de todos los participantes y asignar la mayor parte de la moneda a los nuevos usuarios como recompensa por unirse a la red».

Explica: “Distinguir a los nuevos usuarios de una manera que pueda escalar a todo el mundo es un problema difícil. Nuestro enfoque se basa en un dispositivo biométrico personalizado, lo llamamos Orb, que verifica la singularidad de una persona a través del reconocimiento del iris, al tiempo que preserva su privacidad a través de la criptografía de conocimiento cero».

Worldcoin afirma que usará el Orb para distribuirse, que no es una blockchain o un protocolo por sí solo, sino simplemente un token ERC20 creado en la red Ethereum, escaneando el iris de los usuarios en el momento del registro con el fin de garantizar que son un ser humano genuino y no un robot, la imagen de un ojo o un animal.

Un operador de Worldcoin Orb realiza escaneos de iris y recopila hashes de datos biométricos de personas en Chile a cambio de los tokens ERC20 del proyecto. (Imagen: Kit de prensa de Worldcoin)

La compañía afirma que su sistema no almacena una copia del iris del usuario, sino que solo crea un «IrisHash» único vinculado a la cuenta del cliente. 

El Orb es un dispositivo patentado creado específicamente para el proyecto, dicen los creadores, «Desde el exterior, la UX es simple: los usuarios simplemente miran a la cámara (que está detrás de las superficies negras) y presionan un botón».

«En el interior del Orb, un sistema óptico personalizado encuentra automáticamente los ojos del usuario y los enfoca. A continuación, el Orb captura imágenes de alta resolución de ambos iris en múltiples longitudes de onda infrarrojas, y luego las utiliza para calcular localmente las IrisHashes del usuario».

El despliegue hasta la fecha ha sido pequeño y localizado en el mundo en desarrollo. Worldcoin afirma que sólo ha distribuido 30 Orbs a 25 operadores en 12 países de África, Sudamérica, Europa y Asia, pero dice que tiene intención de expandirse rápidamente: «Tras el lanzamiento y una fase inicial de aumento de la producción de Orb, se distribuirán unos cuatro mil dispositivos al mes».

Worldcoin dice que su modelo de negocio es utilizar «personas emprendedoras de todo el mundo que soliciten recibir un Orb para ejecutar operaciones independientes en sus comunidades». 

La compañía llama a estos emprendedores «Operadores Orb» que «tienen la autonomía para construir sus operaciones desde cero, haciendo de todo, desde ejecutar sus propias campañas de marketing hasta colaborar con socios locales».

Según Worldcoin, la mayoría de los operadores han podido incorporar alrededor de mil nuevos usuarios por semana. Los operadores reciben una tarifa en forma de tokens Worldcoin ERC20 por cada usuario que escanean. Además, a los nuevos usuarios se les distribuye una parte de los 10 mil millones de tokens fijos del contrato ERC20 en el momento del registro.

Blania le dijo a CoinTelegraph en un artículo del 21 de octubre que el proyecto había cosechado un éxito notable en Indonesia: «Un operador de Orb en Indonesia se asoció con una de las mayores empresas de reparto de comida del país para contratar a todos los conductores, alquiló todo un escaparate en un centro comercial para aprovechar el alto tráfico de personas, e incluso fue invitado por el jefe de un pueblo cercano para presentar Worldcoin a todo el pueblo».

“Su experiencia con esta aldea fue tan exitosa que resultó en que otras ocho aldeas le pidieran que hiciera lo mismo”.

La compañía distribuyó el 20 por ciento, o 2.000 millones de sus tokens, a sí misma en el momento de la creación para «financiar la producción de Orb y el desarrollo inicial del protocolo», una práctica que es una norma efectiva de facto en la industria de las criptomonedas.

Worldcoin dice: «Para incentivar la adopción temprana de la moneda, la cantidad de tokens que los usuarios y operadores reciben por registro disminuirá con el tiempo».

La empresa reitera que está «profundamente comprometida en dar Worldcoin a todo el mundo en la Tierra», pero advierte que «la incertidumbre legal en algunos lugares, incluidos Estados Unidos y China, significa que no desplegaremos Orbs en estos países de inmediato».

Blania dijo a Business Insider en un artículo del 23 de octubre que la cantidad que reciben los usuarios que se inscriben no está decidida actualmente, pero dice: «La cantidad oscilará entre 20 y 100 dólares, dependiendo de cuándo se inscriban», y también dice: «Cuanto antes vengan, más recibirán».

Sin embargo, en la actualidad, Worldcoin no se negocia en ningun exchange de criptomonedas, lo que significa que los tokens ERC20 sólo valen lo que un poseedor individual puede canjear.