Verdad, Inspiración, Esperanza

Condado de California cerró un local de comida por no exigir a los comensales que mostraran su comprobante de vacunación

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 30 de octubre de 2021
UKIAH, CA - 2 DE JUNIO: Un letrero alto de In-N-Out Burger se puede ver desde la cercana autopista 101, como se ve el 2 de junio de 2021, en Ukiah, California. Una ubicación en el condado de Contra Costa se cerró indefinidamente después de que se descubrió que contravenía los mandatos de COVID-19. (Imagen: George Rose / Getty Images)

El condado de Contra Costa en California forzó el cierre de un restaurante de comida rápida In-N-Out Burger por no seguir el mandato de vacunación según lo establecido por las autoridades locales. El restaurante no exigía a sus clientes que mostraran un comprobante de vacunación ni solicitaba una prueba COVID-19 negativa como lo exige el condado. Se pidió a la ubicación que cerrara indefinidamente el 26 de octubre.

“Nos negamos a convertirnos en la policía de vacunación de cualquier gobierno. Es irrazonable, invasivo e inseguro obligar a nuestros Asociados de restaurantes a segregar a los Clientes en aquellos que pueden ser atendidos y aquellos que no, ya sea en base a la documentación que llevan o por cualquier otra razón”, dijo el Jefe de Asuntos Legales y el oficial de negocios Arnie Wensinger dijo en un comunicado. Asimismo añadió que el restaurante había colocado carteles «de manera adecuada y clara» que detallaban el requisito de vacunación para los comensales.

Según Contra Costa Environmental Health (CCEH), el establecimiento de comida había recibido cuatro citaciones en las últimas semanas junto con 1.750 dólares de multa por violar las órdenes sanitarias de COVID-19. El departamento de salud afirma haber recibido «repetidas quejas» del público. Otros dos restaurantes In-N-Out de la región también han sido multados y advertidos por no cumplir los controles de vacunas.

El condado de Contra Costa aprobó la orden de requisito de vacunación el 22 de septiembre. Se aplica a los negocios donde las personas se quitan la cubierta facial para comer o beber, como los restaurantes. La orden también se aplica a áreas interiores donde las personas tienden a respirar con dificultad debido al ejercicio, como gimnasios y estudios de yoga. 

Los ciudadanos que deseen ingresar a estos establecimientos deben mostrar una identificación con foto junto con sus tarjetas de registro de vacunación emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. o un resultado negativo de COVID-19 de los tres días anteriores.

«Esta orden es necesaria ahora para salvar vidas, proteger nuestro sobrecargado sistema sanitario y ralentizar la pandemia lo suficiente como para mantener nuestras escuelas abiertas… Reducir la transmisión comunitaria del virus ahora es clave para evitar que futuros picos de casos saturen los hospitales de nuestro condado durante los meses de invierno», dijo el Dr. Chris Farnitano, responsable de salud del condado de Contra Costa, en un comunicado del 14 de septiembre.

Cuando se le preguntó al gobernador de California, Gavin Newsom, sobre la situación de In-N-Out, elogió al establecimiento como «uno de nuestros grandes negocios caseros», pero insistió en que todo el mundo debe tomarse «en serio» las órdenes de salud locales. El gobernador señaló que In-N-Out no es el único negocio que se ha opuesto a los mandatos del COVID-19.

“Ha habido miles de ejemplos como este, algunos se destacan, otros no. En este caso, hay una cadena de East Bay donde hay un poco más de fricción, frustración. En San Francisco, lo hubo hace una semana”, dijo Newsom.

Mientras tanto, Jimmy Patronis, director financiero de Florida, ha escrito una carta al presidente de In-N-Out, criticando la forma en que se trata a la empresa en California.

Patronis dijo que estaba muy impresionado por el coraje del restaurante para oponerse al mandato gubernamental de vacunas. Señaló que el gobernador de Florida había multado a un establecimiento comercial por intentar obligar a los empleados a vacunarse. Asimismo ofreció ayuda en caso de que In-N-Out decidiera mudarse a Florida.

“Como propietario de una pequeña empresa que creció en un restaurante familiar, sé lo difícil que es obtener ganancias en un buen día, y mucho menos cuando su propio gobierno está trabajando para aplastar su negocio con mandatos exagerados… Como miembro de la Junta Directiva de Enterprise Florida, el brazo de desarrollo comercial del estado, sería un honor para mí presentarles a nuestro equipo y ayudarlos a encontrar el lugar perfecto para comenzar una nueva historia de In-N-Out aquí en Florida”, dijo Patronis en la carta.