Verdad, Inspiración, Esperanza

Evergrande, asediado por la deuda, consigue un pequeño triunfo con el pago de 83 millones de dólares en bonos

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 23 de octubre de 2021
Una vista general de la comunidad Evergrande Changqing el 24 de septiembre de 2021 en Wuhan, provincia de Hubei, China. En 2015, Evergrande Real Estate adquirió cuatro proyectos supergrandes en Haikou, Wuhan y Huizhou, con un área total de construcción de casi 4 millones de metros cuadrados y un monto total de 13,5 mil millones de yuanes. Evergrande, el desarrollador inmobiliario más grande de China, se enfrenta a una crisis de liquidez con deudas totales de alrededor de 300.000 millones de dólares. Los problemas que enfrenta la empresa podrían afectar la economía de China y la economía mundial en general. (Imagen: Getty Images)

Con más de 300 mil millones de dólares en deuda pendiente, el gigante inmobiliario chino no está fuera de peligro 

La empresa inmobiliaria china Evergrande, con sede en Shenzhen, evitó por poco un incumplimiento el 21 de octubre, realizando un pago de su bono offshore por 83,5 millones de dólares estadounidenses. 

El pago se realizó a Citibank para cubrir el bono de Evergrande de 2.030 millones de dólares al 8,25 por ciento, que vence en marzo del año que viene, según informaron el diario gubernamental chino China Securities Times y Reuters. Los medios citaron fuentes no identificadas.

Evergrande no había cumplido previamente con el pago del cupón adeudado, pero el 23 de septiembre se le otorgó un período de gracia de 30 días. La compañía había perdido un total de cinco pagos de intereses en septiembre y octubre. 

El pago ha aliviado un poco la presión sobre el desarrollador inmobiliario, pero Evergrande aún tiene que lidiar con una deuda de más de 300 mil millones de dólares. El domingo 24 de octubre vencen dos pagos de cupones por un valor colectivo de 235 millones de dólares. 

Zhou Chuanyi, analista de crédito con sede en Singapur de Lucror Analytics, dijo al South China Morning Post que el pago de Evergrande fue un «gran impulso» dado que muchos en la comunidad financiera esperaban que la empresa incumpliera y se sometiera a una reestructuración. 

«La confianza de los inversores en las empresas chinas, en particular los promotores, se ha visto gravemente afectada por lo que hicieron Fantasia y Modern Land, y ahora entendemos que al menos algunas empresas chinas, como Evergrande, siguen esforzándose y están dispuestas a pagar, encogiéndose de hombros [a un lado] por sus problemas de liquidez», dijo Zhou, en referencia a otras empresas inmobiliarias que luchan en medio de la burbuja inmobiliaria de China.

Larry Ong, analista de SinoInsider, una consultora de riesgo político con sede en Nueva York, dijo que el gobierno chino pudo haber contribuido a permitir que Evergrande capease la crisis, al menos por ahora. 

Ong señaló «amplios signos de deterioro económico y problemas en el mercado inmobiliario», incluida la caída de los precios de las viviendas, un fenómeno no visto en China desde 2015, que obligaría a las autoridades de Beijing a evitar empeorar una «situación ya grave».

“Es probable que el PCCh [Partido Comunista Chino] se viera obligado a controlar los daños”, dijo Ong a Vision Times en un comunicado enviado por correo electrónico. 

Pero la ayuda habría sido una medida de último momento, ya que Pekín no puede permitirse el lujo de indicar a las empresas que el gobierno siempre los respaldará. Según Ong, la capacidad de Evergrande para hacer su reembolso se alinea con las declaraciones hechas por Zou Lan del Banco Popular de China el 15 de octubre de que el gobierno llevaría a cabo un «trabajo de eliminación y resolución de riesgos». 

«Esto no es una señal de futuros rescates», dijo Ong. El PCCh «está principalmente interesado en evitar un aterrizaje forzoso para el sector inmobiliario en general” para poder ganar tiempo para que Evergrande y otras firmas inmobiliarias solucionen sus dilemas de deuda».