Verdad, Inspiración, Esperanza

Nueva York eliminará la estatua de Thomas Jefferson

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 22 de octubre de 2021
La estatua de Thomas Jefferson en las cámaras del Ayuntamiento de Nueva York pronto podría ser removida. (Imagen: ColleenConger a través de Pixabay)

Thomas Jefferson es una de las figuras más reconocidas de la historia de Estados Unidos. Jefferson, autor principal de la Declaración de Independencia, fue también el tercer presidente de los Estados Unidos. La estatua de Jefferson en las cámaras del Consejo de la Ciudad de Nueva York (NYC) ha sido el foco de los activistas de la cultura de la cancelación durante bastante tiempo. Según los informes, las autoridades de la ciudad de Nueva York cedieron a la demanda y decidieron retirar la estatua de 188 años.

La estatua, que data de 1883, se encuentra en la cámara del Ayuntamiento desde 1915. El 18 de octubre, la Comisión de Diseño Público de Nueva York, que supervisa la colección de arte público de la ciudad, votó a favor de trasladar la estatua debido a las solicitudes del Caucus Negro, Latino y Asiático del Concejo Municipal. Las ocho personas que votaron sobre la cuestión apoyaron la retirada de la estatua.

La concejal Inez Barron le dijo a la comisión que una estatua de Jefferson en una habitación donde los neoyorquinos se reunían para gobernar era inapropiada. En una presentación ante la comisión, la concejal Adrienne Adams, copresidenta del Caucus Negro, Latino y Asiático, dijo que Jefferson había tenido más de 600 esclavos.

«Me hace sentir profundamente incómoda saber que estamos sentados en presencia de una estatua que rinde homenaje a un esclavista que creía fundamentalmente que las personas que se parecen a mí eran inherentemente inferiores, carecían de inteligencia y no eran dignas de libertad o derechos», dijo Adams.

Todd Fine, presidente del Washington Street Advocacy Group, preguntó a los comisionados por qué la estatua no podía simplemente trasladarse a otra área, como la sala del gobernador.

«Repudiar a Jefferson ahora, con el despotismo en aumento en nuestro país como nunca antes en nuestra vida sería un golpe simbólico, especialmente para los más vulnerables entre nosotros, para quienes el grito de igualdad de Jefferson sigue siendo la última y mejor esperanza”, dijo Fine.

Aún no se ha tomado una decisión final sobre el destino de la estatua. La comisión se ha comprometido a encontrar una ubicación adecuada para la estatua en el ámbito público para fines de 2021.

La remoción de la estatua de Jefferson se ha convertido en un foco clave de la carrera por la alcaldía de Nueva York, con el candidato republicano Curtis Silwa cuestionando el impulso detrás de borrar la historia de los patriotas estadounidenses que tenían esclavos cuando la esclavitud era «común en ese momento». El candidato demócrata Eric Adams insistió en que hay otras figuras a las que honrar además de Jefferson.

El concejal republicano Joe Borelli criticó al gobierno de la ciudad por haber decidido trasladar la estatua. «El gobierno de Blasio continuará la guerra progresista contra la historia mientras él mismo se desvanece en un retrato en la pared del Ayuntamiento… Espero que al menos se haya ido un par de cientos de años antes de que alguien lo cancele», dijo Borelli al New York Post.

En junio del año pasado, el alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, había colocado a su esposa Chirlane McCray como jefa de la Comisión de Justicia Racial y Reconciliación para decidir el destino de la estatua de Jefferson. Su nombramiento siguió a la muerte de George Floyd y al subsecuente auge del movimiento Black Lives Matter.

En un comunicado, el expresidente Donald Trump advirtió que Abraham Lincoln, George Washington y Benjamin Franklin podrían ser los próximos objetivos de los grupos de izquierda.

«Quién hubiera pensado que esto sería posible (¡yo lo pensé, y lo anuncié hace tiempo!)… La izquierda radical se ha vuelto loca, y está haciendo mucho daño a nuestro país. Pero algún día, pronto, la gente cuerda volverá, y nuestro país será respetado de nuevo!» dijo Trump.