Verdad, Inspiración, Esperanza

Biden dice que Estados Unidos defenderá a Taiwán, lo que contradice décadas de ‘ambigüedad estratégica’

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 22 de octubre de 2021
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habla brevemente con los periodistas sobre su legislación Build Back Better y sobre Taiwán después de regresar a la Casa Blanca el 5 de octubre de 2021 en Washington, DC. Biden había hecho un viaje de un día a Michigan. (Imagen: Chip Somodevilla / Getty Images)

Durante un evento el jueves 21 de octubre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo a los periodistas que Washington acudiría en ayuda de Taiwán si la isla fuera atacada por la China comunista. 

Cuando Anderson Cooper de CNN le preguntó al presidente si Estados Unidos defendería a Taiwán en caso de una invasión desde el continente, Biden dijo: «Sí, tenemos el compromiso de hacer eso». 

«No se preocupe si van a ser más poderosos», dijo Biden.

«No quiero una guerra fría con China, solo quiero que China entienda que no vamos a dar un paso atrás y que no van a cambiar ninguno de nuestros puntos de vista», agregó.

Los comentarios están en desacuerdo con la política declarada de Estados Unidos con respecto a Taiwán, denominada «ambigüedad estratégica». 

Estados Unidos, que no reconoce oficialmente a la República de China, como se conoce formalmente a Taiwán, tampoco tiene una posición sobre si intervendría militarmente en caso de que la isla fuera atacada. 

Sin embargo, EE. UU. tiene la obligación legal en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán de apoyar los esfuerzos de la República de China para defender su territorio, por ejemplo, mediante la venta de armas. 

No es la primera vez que Biden contradice el principio de ambigüedad estratégica. En agosto, el presidente dijo en una entrevista con ABC News que Estados Unidos «respondería» a una invasión comunista de Taiwán. 

Sin embargo, la Casa Blanca aclaró rápidamente que Biden «no estaba anunciando ningún cambio en nuestra política y no hay ningún cambio en nuestra política».

«La relación de defensa de Estados Unidos con Taiwán se rige por la Ley de Relaciones con Taiwán», dijo un portavoz de la Casa Blanca.

Los funcionarios de la Casa Blanca pronto rechazaron esos comentarios, enfatizando que la política de Taiwán de la administración «no había cambiado».

«Mantendremos nuestro compromiso en virtud de la ley, continuaremos apoyando la autodefensa de Taiwán y continuaremos oponiéndonos a cualquier cambio unilateral al status quo», declaró la Casa Blanca en ese momento. 

Estados Unidos ha mantenido su política de «ambigüedad estratégica» con respecto a Taiwán desde 1979, cuando abandonó el reconocimiento de la República de China en favor de la República Popular China (PRC) comunista. 

Washington se adhiere a una «Política de una sola China» que, como las Naciones Unidas, no reconoce a la República de China como un estado soberano, pero tampoco toma una posición sobre si la isla pertenece a la República Popular China. 

Beijing ve a Taiwán y las islas circundantes como parte de su propio territorio, y promete «retomar» la isla con fuerza militar si fuera necesario. 

En los últimos meses, el Ejército Popular de Liberación de China (EPL) ha intensificado los simulacros aéreos en la zona de identificación de defensa aérea de la República de China, volando más de 150 aviones cerca de las aguas de Taiwán a principios de octubre.