Crisis en la cadena de suministro provoca estantes vacíos en las tiendas de comestibles de Estados Unidos

By Jonathan Walker | 6 de diciembre de 2021
A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
26 0
Muchas tiendas de comestibles tienen estantes vacíos debido a la crisis de la cadena de suministro. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

La crisis de la cadena de suministro en los Estados Unidos se está volviendo tan severa que ha comenzado a afectar necesidades básicas como los alimentos. Algunos supermercados se están quedando sin productos para almacenar en sus estantes.

En las tiendas Publix y Target en San José, los estantes que solían estar llenos de productos enlatados, comida para mascotas, bocadillos, etc. estaban «pelados y casi vacíos», informó News4Jax. En Publix, los refrigerios como carne seca se estaban agotando mientras que los suministros de alimentos congelados habían disminuido. En Target, los bocadillos de frutas eran limitados y las barras de proteínas estaban casi agotadas. Ambas tiendas habían impuesto restricciones a la compra de alimentos para mascotas.

En algunos lugares, el precio de los productos porcinos ha aumentado un 12 por ciento durante el último año. Los filetes, asados ​​y tocino aumentaron un 20 por ciento. Asimismo la carne molida aumentó un 10 por ciento desde 2020.

En una carta abierta del 29 de septiembre a los jefes de estado que asistieron a la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Cámara Naviera Internacional junto con otros grupos de la industria advirtieron sobre «las consecuencias catastróficas» en la cadena de suministro global si los gobiernos del mundo continúan restringiendo la libertad de movimiento de los trabajadores del transporte, alertando sobre un posible “colapso del sistema de transporte global”.

“Las cadenas de suministro globales están comenzando a fallar a medida que dos años de presión sobre los trabajadores del transporte cobran su precio… Todos los sectores del transporte también están experimentando una escasez de trabajadores y esperan que más se vayan como resultado del mal trato que millones han sufrido durante el pandemia, poniendo la cadena de suministro bajo una mayor amenaza”, decía la carta.

Los alimentos que se ven afectados por el estrés de la cadena de suministro son malas noticias para el funcionamiento regular de la sociedad, ya que hace que las personas tengan que desembolsar más dinero para satisfacer sus necesidades diarias. Según Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, los hogares estadounidenses que ganan 70.000 dólares al año ahora se ven obligados a gastar 175 dólares adicionales al mes en alimentos, vivienda y combustible.

Los funcionarios de Biden están llamando a la inflación «transitoria» incluso cuando alcanza un máximo de tres décadas. En agosto, la inflación subió un 5,3 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado. El precio de la comida en casa se ha más que duplicado en septiembre con respecto a agosto. Algunos creen que el estímulo del coronavirus de 5 billones de dólares del presidente Biden ha influido en la inflación de los precios.

La Casa Blanca anunció que los puertos de Long Beach y Los Ángeles avanzarán hacia un cronograma de operaciones 24 horas al día, 7 días a la semana para acelerar la limpieza de la carga pendiente. Las empresas de logística y venta al por menor como UPS y Walmart también han anunciado su voluntad de ampliar las horas de funcionamiento para suavizar el estrés en las cadenas de suministro.

“Necesitamos que el resto de la cadena del sector privado también se intensifique… Esto no se llama cadena de suministro en vano. Esto significa operadores de terminales, ferrocarriles, empresas de transporte por carretera, transportistas y otros minoristas también. Estirar nuestra cadena de suministro seguirá siendo el enfoque de mi equipo”, dijo Biden.

Algunos también están echando la culpa de la actual crisis de suministro y el endurecimiento de la situación de los supermercados en el gobierno federal y los gobiernos estatales demócratas por entregar cantidades significativas de beneficios por desempleo. En ciertos casos, estos beneficios incluso superan los salarios que se ofrecen en el sector privado, lo que hace que la gente dude en trabajar en trabajos regulares.

Como consecuencia, los empleadores, incluidos los de la industria de suministros y logística, tienen dificultades para contratar empleados. Algunos están aumentando los salarios para asegurarse de tener suficientes trabajadores. Y los costos de estos salarios más altos se incluyen en el precio del producto final, lo que aumenta aún más los precios al consumidor.