Taiwán muestra capacidades militares: la presidente Tsai promete nunca ceder ante la amenaza china

By Prakash Gogoi | 6 de diciembre de 2021
Fanático del anime, vería películas todo el día si fuera posible, de cualquier género. La inversión más preciada para su casa sería una sala de teatro. Si Prakash no está escribiendo, entonces seguro estaría allí.
10 0
Los miembros de una guardia de honor militar de Taiwán marchan para celebrar el Día Nacional de la isla. (Imagen: PATRICK LIN / AFP a través de Getty Images)

Durante las celebraciones del Día Nacional de Taiwán el 10 de octubre, la presidente Tsai Ing-wen prometió a la gente que lucharía contra la creciente presión de la China comunista para anexar la nación isleña. Sus declaraciones se producen después de que el régimen comunista envió recientemente más aviones que se entrometieron en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán (ADIZ) en una muestra de intimidación. Las celebraciones incluyeron un desfile que mostraba las capacidades de defensa de Taiwán.  

“Haremos todo lo posible para evitar que el statu quo se altere unilateralmente… Continuaremos reforzando nuestra defensa nacional y demostrando nuestra determinación de defendernos para asegurarnos de que nadie pueda obligar a Taiwán a tomar el camino que China nos ha trazado”, dijo Tsai en su discurso. El camino que ofrece la China comunista «no es una forma de vida libre y democrática para Taiwán, ni la soberanía para nuestros 23 millones de habitantes».

La presidente taiwanesa está supervisando la modernización de la destreza militar de la nación isleña. Esa iniciativa incluye la construcción de submarinos autóctonos y el desarrollo de misiles de largo alcance capaces de impactar profundamente en territorio chino, por ejemplo.

Durante su discurso, Tsai dijo que aunque su gobierno no «actuaría precipitadamente», no debería haber ninguna ilusión de que el pueblo taiwanés «cederá ante la presión».

El desfile anual mostró una amplia gama de armamento, vehículos blindados y lanzadores de misiles. Aviones de combate y helicópteros sobrevolaron la multitud. A esto le siguió un escuadrón de tanques CM32 y camiones cargados con sistemas de misiles de última generación.

Además de la exhibición militar, el desfile también contó con los ganadores de medallas olímpicas taiwanesas de los juegos de verano de Tokio y funcionarios de salud pública.

Rob McBride de Al Jazeera, informando desde Hong Kong, calificó el discurso de la presidente Tsai de «desafiante». Dijo que el discurso reflejaba la «opinión predominante en Taiwán en este momento, donde la mayoría de la gente es igualmente resistente al aumento de la presión de China continental».

La China comunista respondió rápidamente a los comentarios de la presidente taiwanesa, acusándola de distorsionar los hechos e incitar a la confrontación. La oficina de Asuntos de Taiwán de China mencionó que cualquier búsqueda de independencia cierra la puerta al diálogo. 

La China comunista también está molesta por los informes de que las fuerzas militares estadounidenses han sido estacionadas en Taiwán para reforzar las defensas de la nación isleña. El despliegue existe desde hace más de un año. 

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, pidió a los estados de EE. UU. que reconozcan la «alta sensibilidad» del tema y detengan el contacto militar con Taiwán. Advirtió que Beijing tomará «todas las medidas necesarias» para proteger lo que percibe como territorio chino. El PCCh cree que Taiwán es simplemente una provincia separatista que debería reunificarse con el continente incluso mediante el uso de la fuerza.

Los legisladores estadounidenses han aplaudido el despliegue. «Creo que es bueno para nosotros mostrar nuestro apoyo a la gente de Taiwán y mostrarle a China que hablamos en serio y que no debemos dejar de lado a Taiwán», dijo la senadora de Iowa Joni Ernst al Washington Examiner. Ernst es la principal republicana del subcomité de Servicios Armados del Senado que supervisa el Comando de Operaciones Especiales de EE. UU. El senador republicano Rick Scott también apoyó el despliegue y advirtió que el presidente chino, Xi Jinping, «quiere dominar el mundo».

En un artículo reciente en Foreign Affairs, Tsai había pedido a la comunidad internacional que apoyara a Taiwán, reconociendo su valor como nación democrática, en contraste con la amenaza que representa el Partido Comunista de China. Advirtió que si Taiwán cayera en manos de la China comunista, sería «catastrófico» para la idea de democracia, ya que significaría que el autoritarismo tiene «ventaja».