Verdad, Inspiración, Esperanza

Seis naciones realizan ejercicios militares en el mar de Filipinas mientras Beijing amenaza a Taiwán

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 13 de octubre de 2021
Los ejercicios navales de seis naciones democráticas en el mar de Filipinas coinciden con el envío de un número récord de aviones a Taiwán por parte de China. (Imagen: 12019 a través de Pixabay)

Portaaviones de Estados Unidos, Reino Unido y Japón están realizando ejercicios en el Mar de Filipinas. También participan barcos de Nueva Zelanda, los Países Bajos y Canadá. En total, 17 barcos de superficie y más de 15.000 marineros de seis naciones democráticas participan en los ejercicios militares. Los simulacros conjuntos están sucediendo justo cuando la China comunista está enviando más aviones al espacio aéreo taiwanés.

«¡Otro fin de semana trascendental! El #CSG21 llevó a cabo operaciones de cuatro portaaviones en el Mar de Filipinas con @HMSQNLZ , USS Carl Vinson, USS Ronald Reagan y JS ISE realizando ejercicios combinados. Medio millón de toneladas de proyección de poder marítimo de 6 naciones con un ala aérea igualmente impresionante», tuiteó el 5 de octubre el comandante del Carrier Strike Group del Reino Unido.

El contralmirante Dan Martin, comandante del grupo de ataque de portaaviones de EE. UU., dijo que Estados Unidos continúa mejorando su capacidad para llevar a cabo «operaciones rápidas y sostenidas» en el mar con una «fuerza más móvil, ágil y flexible». El comandante del grupo de ataque de portaaviones británico, el comodoro Steve Moorhouse, declaró que trabajar con los aliados demuestra el «compromiso» de Londres con la región.

El Contralmirante del Comandante de la Flotilla 2 de Escolta de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón (JMSDF), Konno Yasushige, cree que los ejercicios con grupos de ataque de portaaviones representan la «fuerte voluntad» de estas naciones para garantizar un «Indo-Pacífico libre y abierto». 

“La JMSDF trabajará en estrecha colaboración con armadas aliadas y amigas, que comparten los mismos objetivos, para responder a los desafíos globales y defender el orden marítimo basado en el estado de derecho”, dijo Yasushige.

Durante los ejercicios, dos aviones de combate estadounidenses despegaron del buque de guerra más grande de Japón, JS Izumo. Esta es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que los aviones de ala fija operan desde un barco japonés, lo que indica un cambio importante en las capacidades militares de Tokio. 

Japón planea comprar 42 F35B para sus portaaviones. Londres y Tokio ya han anunciado planes para mejorar la interoperabilidad y la cooperación entre sus ejércitos. Australia ha firmado un pacto submarino con Estados Unidos y Reino Unido.

Según un informe de Kyodo News, el presidente chino, Xi Jinping, ha pedido al ejército que aumente la presión en la región suroeste de Taiwán en un intento por contrarrestar los ejercicios navales que realizan las seis naciones. Xi cree que los ejercicios tienen como objetivo evitar que China se apodere de Taiwán y las islas Senkaku controladas por Japón.

El 4 de octubre, la China comunista envió 56 aviones a la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) de Taiwán, un récord entre las muchas intrusiones realizadas por el Ejército Popular de Liberación (EPL) en el espacio aéreo de la isla. En los primeros cuatro días del mes, casi 150 aviones chinos penetraron en territorio taiwanés. El Departamento de Estado de Estados Unidos ha acusado a Beijing de participar en «actividades militares provocativas» que socavan la estabilidad y la paz de la región. 

En un artículo reciente publicado en la revista Foreign Affairs, la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen pidió a los gobiernos democráticos que apoyen a su isla frente al aumento de la agresión china.

“A medida que los países reconocen cada vez más la amenaza que representa el Partido Comunista de China, deben comprender el valor de trabajar con Taiwán. Y deben recordar que si Taiwán cayera, las consecuencias serían catastróficas para la paz regional y el sistema de alianzas democráticas. Sería una señal de que en la competencia global de valores de hoy, el autoritarismo tiene la ventaja sobre la democracia”, escribió Tsai en el artículo.