Verdad, Inspiración, Esperanza

Los estados del sur ven una disminución en el COVID-19, mientras que las infecciones en los estados del norte aumentan

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 12 de octubre de 2021
HOUSTON, TEXAS - AGOSTO. 13: El técnico de laboratorio Julio Vásquez aísla muestras de COVID-19 en el laboratorio de diagnóstico Genview el 13 de agosto de 2021 en Houston, Texas. (Imagen: Brandon Bell / Getty Images)

La pandemia de COVID-19 ahora muestra una divergencia regional en su tasa de propagación en los Estados Unidos. Si bien las infecciones en los estados del sur están disminuyendo, el número de casos notificados en los estados del norte está aumentando.

En el estado sureño de Mississippi, uno de los más afectados del país, el número de casos se redujo alrededor del 87 por ciento entre el 19 de agosto y el 7 de octubre. La tasa de hospitalización durante este período bajó de 1.667 a 403. Otros estados del sur como Florida, Texas, Alabama, Georgia y Arkansas también han visto una reducción en los casos de COVID-19. Sin embargo, esto es así para el norte. 

En Dakota del Norte, el número de casos activos se ha multiplicado por más de 30 entre el 5 de julio y el 7 de octubre, y las hospitalizaciones se han multiplicado por más de 19. En Vermont, las infecciones pasaron de un caso el 5 de julio a 286 el 1 de octubre. Los expertos creen que se trata de un patrón emergente del virus COVID-19. El año pasado, los casos en los estados del sur habían disminuido por estas fechas, mientras que el número de infecciones en las regiones del norte y del alto medio oeste aumentaba.

En una entrevista con The Epoch Times, Danyelle McNeill, oficial de información pública del Departamento de Salud de Arkansas, dijo que la caída en el número de infecciones “probablemente se deba a una disminución en la propagación de la variante Delta debido a una combinación de una proporción creciente de la población que está vacunada y una proporción creciente de la población que ha ganado inmunidad temporal porque se ha infectado y ha sobrevivido al COVID-19”.

A nivel nacional, la tasa diaria de infecciones, hospitalizaciones y muertes está disminuyendo. Los datos de la Universidad John Hopkins muestran que el número promedio diario de infecciones disminuyó en más de 15.000 la semana pasada. Las muertes se han reducido en 200 por día. En declaraciones a CNN, el Dr. Scott Gottlieb, ex director de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA), atribuyó esta mejora en las cifras de COVID-19 a los estados del sur que están saliendo de un aumento de infecciones.

A pesar de que los estados del sur muestran una mejor recuperación que los del norte, algunos han criticado a estos estados por sus bajas tasas de vacunación. Menos de un tercio de los adolescentes elegibles en estados como Tennessee, Carolina del Sur, Georgia, Luisiana, Alabama y Mississippi están completamente vacunados.

Sin embargo, la idea de que las vacunas por sí solas son clave para mitigar la pandemia es algo que se está cuestionando seriamente últimamente. Un estudio reciente encontró que países ampliamente vacunados como Portugal e Islandia tienen tasas más altas de nuevas infecciones por COVID-19 que países como Vietnam y Sudáfrica que tienen una baja proporción de personas completamente vacunadas.

“A nivel de país, no parece haber una relación discernible entre el porcentaje de población completamente vacunada y los nuevos casos de COVID-19 en los últimos 7 días… De hecho, la línea de tendencia sugiere una asociación marginalmente positiva, de modo que los países con un mayor porcentaje de la población completamente vacunada tiene más casos de COVID-19 por cada millón de personas”, afirma el estudio.

Algunos también critican el enfoque excesivo de la administración de Biden en la vacunación, descartando la protección proporcionada por la inmunidad natural. En una entrevista reciente con The Donlon Report, el inmunólogo y defensor de la salud pública, el Dr. Hooman Noorchashm, señaló que cien millones de estadounidenses ya son inmunes al COVID-19 y están aún mejor protegidos contra la reinfección. Sin embargo, Washington ignora este hecho e insiste en una vacuna de «talla única».

“Creo que hay una gran cantidad de personas que dudan de la vacuna que no se deciden a vacunarse que se han recuperado del COVID… si acabo de tener un caso enorme de COVID, ¿por qué debería ir a recibir esta vacuna que tiene una cierta incidencia de complicaciones?», dijo Noorchashm.