Verdad, Inspiración, Esperanza

La píldora COVID de Merck ‘se incorporará al ADN’, según investigadores

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 11 de octubre de 2021
Los empleados de Merck Serono miran desde las ventanas de la sede el 24 de abril de 2012 en Ginebra. Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte han dicho que la nueva píldora COVID-19 de Merck basada en molnupiravir "se incorporará al ADN". (Imagen: FABRICE COFFRINI / AFP a través de Getty Images)

La píldora recientemente anunciada por Merck para tratar el COVID-19 basada en el compuesto molnupiravir tiene la desventaja de serios riesgos mutagénicos en las células de mamíferos, según los investigadores. En respuesta, el gigante farmacéutico ha cuestionado el estudio y su metodología, lo que ha generado una situación poco clara para los consumidores. 

El molnupiravir había demostrado una tasa de éxito del 50 por ciento en la prevención de la hospitalización y la muerte en comparación con el grupo placebo en un ensayo clínico, dijo un anuncio de la compañía el 1 de octubre, causando ondas de choque en el precio de varias acciones farmacéuticas.

El comunicado de prensa indicó que el ensayo se truncó a la mitad por recomendación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y que Merck buscaría la autorización de uso de emergencia lo antes posible.

El anuncio no ha estado exento de polémica. Solo unos días después, surgió la noticia el ex director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) Francis Collins (quien dimitió recientemente), y el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) Anthony Fauci, habían financiado el desarrollo del compuesto en la Universidad de Emory por valor de 35 millones de dólares desde 2013, junto con el análisis de un investigador de Harvard de que Merck había revendido el producto a los contribuyentes por 1.190 millones de dólares, con un margen de beneficio del 3.500% sobre los costes de producción.

Al mismo tiempo, Barron’s informó el 5 de octubre -actualizando el artículo el 8 de octubre- que la eficacia del molnupiravir no era todo «color de rosas», ya que había demostrado ser mutagénico en células de mamíferos. «El molnupiravir funciona incorporándose al material genético del virus y provocando un gran número de mutaciones a medida que el virus se replica, matándolo de forma efectiva», dice el artículo.

«En algunas pruebas de laboratorio, el fármaco también ha demostrado la capacidad de integrarse en el material genético de las células de mamíferos, provocando mutaciones a medida que esas células se replican».

Raymond Schinazi, profesor de la misma Universidad de Emory donde se desarrolló el molnupiravir, dijo al medio: «Proceda con precaución y bajo su propio riesgo».

Según Barron’s, Schinazi, que no participó en el desarrollo del molnupiravir, ha estudiado el NHC, el compuesto activo que la píldora Merck sintetiza en el cuerpo para producir su efecto antiviral, durante décadas.

Schinazi fue citado además diciendo que «él no creía que el molnupiravir debería administrarse a mujeres embarazadas, o jóvenes en edad reproductiva, hasta que se disponga de más datos».

Aguas fangosas

Sin embargo, aquí es donde las aguas se enturbian. Schinazi, señala el artículo, no obstante tiene una especie de conflicto de intereses: «Fue uno de los fundadores de la biotecnológica Pharmasset, que, según dice, consideró desarrollar el NHC como tratamiento para la hepatitis C en 2003, pero decidió no hacerlo por el riesgo de que pudiera causar mutaciones».

Barron’s continúa: «Pharmasset creó el medicamento contra la hepatitis C, Sovaldi, y Gilead Sciences (GILD) finalmente compró la empresa por 11 mil millones de dólares».

Gilead Sciences es la empresa que controla el primer tratamiento aprobado por la FDA para COVID-19, remdesivir.

En un artículo de octubre de 2020 publicado en Science en el que se criticaba la aprobación del remdesivir, el autor afirma que «la FDA nunca consultó a un grupo de expertos externos que esté listo para opinar sobre problemas complicados de medicamentos antivirales».

«La Unión Europea, por su parte, decidió fijar el precio del remdesivir exactamente una semana antes de que se conocieran los decepcionantes resultados del ensayo Solidarity. Desconocía esos resultados, aunque Gilead, al haber donado remdesivir al ensayo, fue informada de los datos el 23 de septiembre y sabía que el ensayo era un fracaso».

El ensayo Solidarity al que se refiere el medio fue realizado por la Organización Mundial de la Salud y «demostró que el remdesivir no reduce la mortalidad ni el tiempo que los pacientes con COVID-19 tardan en recuperarse», según el informe.

La opinión de Schinazi fue respaldada por una investigación que realizó con Ralph Baric y su equipo en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, un investigador y una organización que tiene vínculos con la ganancia de función del Instituto de Virología de Wuhan en la investigación de coronavirus en murciélagos. 

En un estudio del 7 de mayo, el equipo de la UNC de Baric señala en el resumen: «Además de remdesivir, que bloquea la replicación de varios coronavirus, hay opciones terapéuticas limitadas disponibles para tratar las infecciones por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) del síndrome respiratorio agudo severo».

El experimento descubrió que el NHC era muy eficaz para introducir mutagénesis letal en el SARS-CoV-2, pero que “el NHC también muestra una actividad mutacional del huésped en un ensayo de cultivo de células animales, de acuerdo con los precursores de ARN y ADN que comparten un intermedio común de un difosfato de ribonucleósido. Estos resultados indican que los ribonucleósidos mutagénicos altamente activos pueden representar un riesgo para el huésped».

Un estudio de abril de 2020 realizado por un equipo de Ralph Baric/UNC construido de manera similar encontró que el molnupiravir era muy efectivo contra el coronavirus del SARS original y mucho más mortal y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), otro coronavirus altamente infeccioso y fatal.

Un estudio realizado en abril de 2020 por un equipo de Ralph Baric/UNC de construcción similar descubrió que el molnupiravir era muy eficaz contra el mucho más mortífero coronavirus SARS original, y contra el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), otro coronavirus altamente infeccioso y mortal.

El investigador de la UNC, Zhou Shuntai, fue bastante directo en las declaraciones que hizo a Barron’s para su artículo: «Existe la preocupación de que esto cause efectos de mutación a largo plazo, incluso cáncer».

“La bioquímica no mentirá. Este fármaco se incorporará al ADN ”, dijo Zhou.

En una carta al editor del 12 de julio publicada en el Oxford Journal of Infectious Diseases, los científicos de Merck se mostraron en desacuerdo con los hallazgos y la metodología del estudio de la UNC: “Por el contrario, hemos realizado una serie más completa de estudios de genotoxicidad in vitro e in vivo, que, basados ​​en la totalidad de los datos, demuestran un bajo riesgo de genotoxicidad… en uso clínico”.

“Es importante tener en cuenta que las condiciones de ensayo utilizadas por Zhou y su grupo para su ensayo HPRT in vitro diferían significativamente de los protocolos estándar llevados a cabo según las pautas de pruebas reglamentarias”, continuó la crítica.

«Los resultados de la mutación proporcionados por Zhou y su grupo se informaron como colonias mutantes totales en lugar de frecuencia mutante, lo que no permite la comparación de los datos de control negativo y positivo con la literatura disponible públicamente». 

La carta continúa: “No se proporcionó la justificación de las concentraciones de NHC utilizadas en el ensayo (o los compuestos de control concurrentes). Para evitar posibles resultados falsos positivos, la concentración más alta analizada debe evitar producir precipitación en el medio de cultivo, cambios marcados en el pH o la osmolalidad o citotoxicidad excesiva». 

“Finalmente, no se proporcionó información sobre el origen y la pureza del material NHC utilizado, y no se sabe si se caracterizó la estabilidad o impureza del material”.

La opinión de un tercero fue proporcionada por Barron’s del profesor del departamento de microbiología de la Escuela de Medicina Grossman de la NYU, Nathaniel Landau, quien dijo: “Dada la posibilidad de que el fármaco pueda incorporarse al ADN celular, será muy importante demostrar una falta del cáncer en modelos animales y en humanos”.

«Aunque se ve bien en modelos animales preliminares, será importante no apresurar el uso clínico antes de estar muy seguro de que no causa cáncer, incluso a frecuencias muy bajas».