Verdad, Inspiración, Esperanza

Cadena de restaurantes australiana prefiere perder $10 millones antes que preguntar a los clientes su estado de vacunación

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 11 de octubre de 2021
Un código QR de rastreo de contactos se ve en la entrada de un restaurante en Sídney el 13 de julio de 2021. Rashays, una cadena de 27 locales con sede en Sídney, dice que no reabrirá sus puertas cuando el gobierno de Nueva Gales del Sur relaje las restricciones el 11 de octubre. En su lugar, Rashays esperará hasta el 1 de diciembre, fecha en la que está previsto que se eliminen por completo los pasaportes vacunas. El cofundador Rami Ykmour dijo que su empresa espera perder 10 millones de dólares durante el retraso, pero considera que el sacrificio merece la pena por sus valores empresariales. (Imagen: Jenny Evans/Getty Images)

Una cadena de restaurantes con 27 locales en el estado australiano de Nueva Gales del Sur (NSW) permanecerá cerrada después de que el gobierno flexibilice las medidas contra el COVID-19 el 11 de octubre. Un cofundador de la cadena avisó abrirá recién el llamado «Día de la Libertad» -previsto para el 1 de diciembre- cuando el gobierno suprima los pasaportes de vacunación.

El cofundador de la cadena anticipó que sacrificará $10 millones en el proceso de retrasar la reapertura.

“No se trata de dinero en este momento. Hemos perdido mucho en los últimos 20 meses y es algo que usaremos hasta que sea una sociedad de un solo nivel».

Cofundador de Rashays, Rami Ykmour

El cofundador de Rashays en Sydney, Rami Ykmour, dio la estimación en comentarios con La Gran Época el 8 de octubre, donde dijo que había dos razones por las que su compañía tenía la intención de retrasar la reapertura.

“El primero es obviamente una ‘sociedad de dos niveles’. Eso es algo que no defiendo, y quiero que todos tengan el ‘Día de la Libertad’ el mismo día”, dijo Ykmour. 

“El número dos es la seguridad de nuestro personal. No quería que nuestro personal se convirtiera en guardias de seguridad y agentes de policía en un ambiente de restaurante familiar… No creo que ese sea un papel que debamos desempeñar y, además, el pasaporte de la vacuna no está listo y no están en funcionamiento».

Ykmour originalmente hizo el anuncio el 27 de septiembre de que Rashays permanecería cerrado hasta el Día de la Libertad en un video publicado en Twitter.

Según Australian Financial Review, Nueva Gales del Sur relajará las restricciones el 11 de octubre como resultado de las medidas de bloqueo de mano dura de la ex primera ministra Gladys Berejiklian que dieron como resultado un aumento dramático en la aceptación de la vacuna.

Según el rastreador de vacunas del Sydney Morning Herald, NSW pasó de aproximadamente 1 millón de sus 8,1 millones de ciudadanos que aceptaron dosis dobles de vacunación a poco más de 4,8 millones entre agosto y octubre.

El rastreador indica que más del 75 por ciento de la población elegible del estado ha aceptado las dos dosis de la vacuna y más del 90 por ciento ha aceptado una dosis.

El 1 de octubre, Berejiklian sorprendió a Australia cuando renunció repentinamente como primera ministra después de que la Comisión Independiente contra la Corrupción de Nueva Gales del Sur anunciara una investigación sobre su relación secreta de varios años con el exdiputado federal Darryl Maguire, un hombre atrapado en una serie de graves conflictos de intereses con entidades afiliadas al Partido Comunista chino.

A partir del lunes, NSW está permitiendo la reapertura de negocios minoristas no esenciales. Sin embargo, aquellos que no puedan mostrar un pasaporte de vacunas solo podrán pedir comida para llevar en restaurantes y solo podrán comprar a través de la modalidad de «click y collect».

Las medidas se flexibilizarán aún más después de que el estado alcance el hito de las dos inyecciones del 80 por ciento.

Berejiklian a menudo aparecía en los titulares con su ominosa postura hacia los no vacunados: «La vida para los no vacunados será muy difícil por tiempo indefinido», dijo el 28 de septiembre, según Reuters.

El 13 de septiembre, The Guardian citó al ex primer ministro diciendo: “Quiero decir claramente que si no estás vacunado, no tendrás la libertad o las libertades que tienen las personas vacunadas incluso cuando llegamos al 80% del doble dosis».

“Solo quiero enviar un mensaje muy fuerte de que no asuma que obtendrá todo lo que las personas vacunadas obtienen al 80%”.

Sin embargo, NSW en un plan de reapertura acelerada bajo su nuevo primer ministro Dominic Perrottet planea reabrir por completo el 1 de diciembre, eliminando los requisitos de pasaporte de vacunas y máscara para exteriores, según un sitio web del gobierno.

Ykmour le dijo a La Gran Época que retrasar la reapertura de los Rashays hasta que se eliminen los pasaportes de las vacunas es una simple cuestión de los valores de la cadena: «Llevamos 23 años en el negocio».

“Damos la bienvenida a cualquiera que ingrese a nuestro negocio, y nuestro éxito se basa en el hecho de que puede venir con un par de pantalones cortos o pantuflas y sentirse bienvenido para la cena. O puedes entrar con una bonita camisa y unos bonitos pantalones y recibir el mismo trato».

«Entonces, estar en la puerta y preguntarle a la gente si están vacunados o no, simplemente no se alinea con nuestra marca», dijo.

En cuanto a los $10 millones que Rashays espera perder en el proceso de posponer la reapertura, Ykmour dijo: “No se trata de dinero en este momento. Hemos perdido mucho en los últimos 20 meses y es algo que usaremos hasta que sea una sociedad de un solo nivel».

«Creo que se avecinan días mejores, las pérdidas que hemos tenido en los últimos 20 meses, claro, así es la vida, así es el negocio, y no es una línea recta, si no es COVID-19, podría haber sido otra cosa para nuestro negocio».