Verdad, Inspiración, Esperanza

El Departamento de Justicia acusa a dos refugiados afganos de la base militar de Wisconsin de delitos sexuales contra menores y violencia doméstica

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 29 de septiembre de 2021
Los refugiados afganos abordan un autobús en el Aeropuerto Internacional de Dulles el 31 de agosto de 2021 en Dulles, Virginia. Dos hombres, en hechos no relacionados, fueron acusados ​​de delitos sexuales contra menores y violencia doméstica mientras estaban alojados en Fort McCoy en Wisconsin. La base alberga a casi 13.000 refugiados, muchos de los cuales han recibido visas y pronto serán liberados en la comunidad. (Imagen: Anna Moneymaker / Getty Images)

El Departamento de Justicia ha acusado a dos refugiados afganos de delitos graves cometidos después de llegar a los Estados Unidos mientras estaban alojados en Fort McCoy en Wisconsin. 

En el primer caso, Bahrullah Noori, de 20 años, fue acusado de un cargo de «intentar participar en un acto sexual con un menor usando la fuerza contra esa persona» y tres cargos de «participar en un acto sexual con un menor». El comunicado de prensa del 22 de septiembre que anuncia las acusaciones señala que uno de los tres cargos de participación en un acto sexual alega un uso de la fuerza.

El Departamento de Justicia señala que las víctimas eran menores de 16 años. 

En el segundo caso, Mohammad Haroon Imaad, de 32 años, fue acusado de agredir a su esposa «estrangulándola y asfixiándola». 

El comunicado señaló que los casos no estaban relacionados entre sí, y que ambos hombres estaban programados para ser procesados ​​el 23 de septiembre. Noori enfrenta 30 años a cadena perpetua por el cargo de uso de fuerza y ​​una pena máxima de 15 años por los otros cargos.

Imaad enfrenta una sentencia máxima de 10 años de prisión por su cargo. 

Según la información publicada en el Wisconsin State Journal, un compañero refugiado en la base alertó al FBI de que había visto a Noori abusar sexualmente de un niño de 12 y otro de 14 años en el baño de la base. Los abusos se habrían prolongado durante dos semanas.

“Ambos niños dijeron a los investigadores que Noori los había tocado de manera inapropiada, los había besado y mordido y les había dicho que los golpearía si le contaban a alguien sobre el abuso sexual”, se lee en el artículo, que parafrasea a los afrentados en la acusación del gran jurado.

En el caso de Imaad, los documentos judiciales dicen que los soldados asistieron a un disturbio doméstico el 7 de septiembre y encontraron que la esposa del hombre tenía moretones en el ojo derecho y enrojecimiento en la garganta. La mujer le dijo a un intérprete que él la había golpeado y estrangulado, y alegó que Imaad también había golpeado a sus hijos varias veces.

La violencia no fue un incidente aislado. La esposa de Imaad le dijo al traductor que él había «golpeado muchas veces en Afganistán hasta el punto que perdí la vista en ambos ojos» y, a menudo, la amenazaba con matarla él mismo o enviarla de regreso a Afganistán «donde los talibanes podrían lidiar con ella».

Un informe del 3 de septiembre de Associated Press reveló preocupaciones sobre la calidad de los refugiados retenidos en la base. El medio dijo que había visto documentos internos del Departamento de Estado en busca de «orientación urgente», después de que «las supuestas novias fueran llevadas a Fort McCoy en Wisconsin».

El Departamento de Estado se negó a comentar, pero un portavoz fue parafraseado diciendo: «Se toman en serio todas estas acusaciones, pero muchas de ellas son anecdóticas y difíciles de probar».

AP también habló de un informe de situación enviado el 27 de agosto a todas las embajadas y consulados de Estados Unidos, además de algunos centros de mando militar con sede en Florida, que coobservaba la situación: «El personal de admisión de Fort McCoy informó de múltiples casos de mujeres menores de edad que se presentaban como «casadas» con hombres afganos adultos, así como de familias polígamas», decía el documento.

El 3 de septiembre, el medio de comunicación local Wisconsin Right Now obtuvo una copia de una orden de silencio general emitida por el mayor general Paul Knapp del Departamento de Asuntos Militares de Wisconsin que prohibía a todo el personal, incluidos los civiles del DOD y el personal del estado de Wisconsin, tomar fotografías, grabación o contacto con los medios sobre la situación en la base.

En un informe del 23 de septiembre de Wisconsin Public Radio (WPR), el líder del equipo del grupo de trabajo interagencial del Departamento de Justicia en Fort McCoy, Skye Justice, dijo que la instalación estaba cerca de su capacidad y que los refugiados comenzarían a ser liberados en la comunidad, La cantidad de tiempo que una familia pasará en Fort McCoy variará de una familia a otra. Pero ahora estamos en un punto en Fort McCoy donde anticipamos que un mayor número de personas comenzará a abandonar el fuerte «.

La justicia se negó a decir cuántos refugiados ya habían abandonado las instalaciones, y fue parafraseado diciendo: «Dejarán la base para sus nuevos hogares con su unidad familiar o como individuos, algunos utilizando los aeropuertos locales».

“Los patrocinadores de su nueva comunidad, que cuentan con el apoyo de organizaciones sin fines de lucro regionales y nacionales que brindan servicios de reasentamiento, darán la bienvenida a las familias y las ayudarán a comenzar una nueva vida”, agregó el artículo. 

Se citó a Justice diciendo: “Todos recibirán ayuda con la vivienda, asegurando un lugar para quedarse, sus necesidades inmediatas de alimentos… Los patrocinadores les preparan comidas y las llevan a la tienda de comestibles. Ayudan a garantizar que sean recibidos y establecidos en su nueva comunidad, que sepan cosas como dónde encontrar el autobús o dónde están ubicadas las escuelas locales”.

Una portavoz de los Servicios Sociales Judíos de Madison, la Directora Ejecutiva Dawn Berney, dijo al medio que la comunicación con los afganos era un gran desafío: “No hay muchas personas que puedan actuar como intérpretes y no tengo personal que hable esos idiomas, así que la comunicación se vuelve mucho más difícil, mucho más lenta «. 

«Google Translate es bueno, pero no tanto».

WPR también parafraseó al Departamento de Estado diciendo en un correo electrónico que ha «solicitado legislación al Congreso» para «hacer que los beneficios federales similares a los que reciben los refugiados o los titulares de visas especiales de inmigrante estén disponibles para aquellos con estatus de libertad condicional humanitaria».

Un artículo del 23 de septiembre de Associated Press estimó el número de refugiados detenidos en Fort McCoy en 12,700 y una capacidad total de 13,000.

WISN, afiliada de ABC, publicó una entrevista con un refugiado alojado en la base el 23 de septiembre, quien dijo que vive con su esposa y cuatro hijos, todos menores de 16 años, en una habitación con otras cuatro familias, y agregó que “esperan en largas filas para comida». 

El hombre, sin embargo, dijo que estaba feliz de estar en Estados Unidos y que «no vino aquí para tener un servicio de cinco estrellas». 

El 16 de septiembre, el Wisconsin State Journal publicó un artículo en el que otros refugiados hablaban sobre las condiciones en las instalaciones: “Hay muchas personas que no tienen nada que ponerse, nada para comer… Nos hacen esperar aquí seis horas detrás de la cafetería, y cuando entras no queda nada”, dijo una mujer de 18 años. 

La mujer habló con el Journal por teléfono bajo condición de anonimato. El artículo señaló que ella dijo que “temía una reacción negativa de algunos hombres afganos alojados en la base, muchos de ellos ex miembros del Ejército Nacional Afgano entrenado por Estados Unidos que han causado problemas, como acosar a las mujeres y saltear personas en las líneas de comida.

El Journal señaló que la mujer recibió una visa especial de inmigrante y fue parafraseada diciendo que estaba “frustrada porque no se procesa a través de la base militar más rápidamente. Después de experiencias traumáticas en el aeropuerto de Kabul, están listos para comenzar una nueva vida viviendo y trabajando en los EE. UU”.