Verdad, Inspiración, Esperanza

2030: Las inundaciones masivas provocadas por el «bamboleo lunar» podrían causar estragos en las ciudades costeras de todo el mundo

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 27 de septiembre de 2021
Las ciudades costeras de todo el mundo podrían enfrentarse a inundaciones de gran intensidad en la década de 2030 a causa de un bamboleo lunar. (Imagen: GuillaumePreat vía Pixabay)

El 7 de julio, un estudio de la NASA advirtió que la costa de Estados Unidos podría sufrir inundaciones por mareas altas, en el futuro, durante un ciclo lunar que elevaría el nivel del mar. La agencia espacial predice que el acontecimiento se producirá a mediados de la década de 2030, cuando el ciclo lunar «amplifique el aumento del nivel del mar causado por el cambio climático». 

El estudio fue realizado por los miembros del Equipo Científico de la NASA sobre el Cambio del Nivel del Mar, de la Universidad de Hawai. La NASA declaró que, aunque el estudio se centró en las costas de Estados Unidos, las conclusiones del mismo son aplicables en todo el mundo.

Los investigadores analizaron 89 ubicaciones de mareógrafos en todos los estados y territorios costeros de Estados Unidos, excepto Alaska. Se sabe que los patrones de las mareas están influenciados por la órbita de la luna y que cada 18 años, la luna tiene un «bamboleo» natural a lo largo de su trayectoria gravitacional que resulta en mareas extremadamente altas y bajas. 

Durante la primera mitad del ciclo de 18,6 años, las mareas diarias de la Tierra se suprimen, lo que significa que los niveles de las mareas altas son más bajos de lo normal. En la otra mitad, las mareas se amplifican, lo que hace que los niveles de las mareas altas sean más altos. 

En la actualidad, la Luna se encuentra en la parte del ciclo que amplifica las mareas. Sin embargo, el nivel actual del mar no ha llegado al punto en que las mareas altas puedan superar los umbrales de inundación. A mediados de la década de 2030, cuando vuelva el próximo ciclo amplificador de mareas, se prevé que el nivel del mar, potencialmente más alto, podría provocar un aumento de las inundaciones. 

El estudio reveló que casi toda la costa continental de EE.UU., Hawai y Guam podrían ver un incremento en el número de inundaciones debido al aumento del nivel del mar inflado por el ciclo lunar. En ese momento, las costas más septentrionales no se verían afectadas hasta dentro de una década aproximadamente, debido a la elevación de la superficie terrestre como consecuencia de procesos geológicos a largo plazo.

Impacto en las infraestructuras

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, las inundaciones podrían desbordar los desagües pluviales, paralizar la conectividad de las carreteras y causar grandes daños en las infraestructuras.

La NASA explicó que estas inundaciones se producirían en grupos que podrían continuar durante un mes o más, dependiendo de la posición del Sol, la Tierra y la Luna en ese momento.

En declaraciones al NZHerald, Phil Thompson, autor principal del estudio, dijo: «Si se inunda 10 o 15 veces al mes, un negocio no puede seguir funcionando con su aparcamiento bajo el agua. La gente pierde su empleo porque no puede ir a trabajar. Los pozos negros que gotean se convertirían en un problema de salud pública».

La NASA espera que el estudio ayude a las ciudades que podrían verse afectadas por estas inundaciones a tomar medidas preventivas para que los daños sean mínimos.

En una entrevista con Reuters, Ben Hamlington, coautor del estudio, declaró que su investigación sería de gran interés para los planificadores urbanos, ya que podría ayudarles a decidir cómo establecer la infraestructura de una ciudad.

«Esto es revelador para mucha gente, es una información realmente crítica para los planificadores. Y creo que hay un gran interés en tratar de llevar esta información de la ciencia y los científicos a las manos de los planificadores… Un edificio o una pieza concreta de infraestructura, puede querer estar ahí durante un periodo de tiempo muy largo, mientras que otra cosa puede querer protegerla o tener acceso a ella durante unos pocos años», dijo Hamlington.